Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Susana y Elvira | mujeres, sexo, amor, hombres y más | 21 de agosto de 2017

Scroll to top

Top

6 Comentarios

Muy cansada para tirar y ser sexi

Muy cansada para tirar y ser sexi

Dice la RAE que ser sexi es tener atractivo físico y sexual. O sea, que cuando un hombre o una mujer me vea, en un buen día, piense en que sería chévere echarme a su muela, llevarme al catre, o como le llamemos por esos días al acto de fornicar (aunque esto, según también la RAE, sería solamente para los casados, porque los solteros no fornican).

¡Vaya problema! ¿Todavía hay gente a la que le produzco eso? Si sí, no me he dado cuenta. Mejor, bendito sea mi Dios, porque sería un encarte. Es que, pensando en cosas, si alguien me hiciera saber o siquiera notar que me quiere hacer suya, esa persona tan franca podría estar incurriendo en algún tipo de acoso sexual, ¿cierto? Pues sí, sobre todo si yo no he dado señales. Y pues no creo que en este agotamiento emprendedor yo le mande señales de coito a nadie en esta tierra. Pues solo a mi chico, y eso porque hay amor y un historial de lujuria y sano entendimiento.

Es que hablando con mis amigas y pensando en mi propio caso, esto de las mujeres que siempre están listas para la acción es un cliché de viejo mal comido. O de Netflix. Un ejemplo es la serie en la que Kate del Castillo dura 15 capítulos haciendo malabares para esconderse del gobierno que la responsabiliza del asesinato de su esposo, el Presidente de México. De alguna forma, la primera dama saca plata para conseguir muchos brasieres con diseños de tirantes súper cool, y tiempo energía y ganas de echarse a la muela al expresidiario que la ayuda a esconderse y limpiar su nombre. (Spoiler alert) “Oh, secuestraron a mi hija, tiremos papichurro de ceja afeitada”. “Oh, mataron a la fiscal, tiremos chico con tatuajes de tinta y aguja”.

A mi nadie me está persiguiendo –salvo mis propias responsabilidades–, pero a diferencia de Kate ando muy cansada y ocupada para ser sexi. Para la muestra, dos casos.

Historia de terror: el brasier XXL color piel

El cansancio no es solo coyuntural, debo decirlo. Después de 22 años de batalla con el mercado nacional del brasier, puedo gritarle al mundo que ¡odio comprar brasieres en Colombia! Yo no entiendo si las colombianas lo que tienen de culonas lo carecen de tetonas, pero qué dificultad encontrar brasieres copa C o D en modelos lindos. Si la varilla no me mata, media teta se sale por arriba de esas copas extra bajas que nos gustan, o son inmundos y lobos, o las tetas quedan en forma de cono tipo Marilyn Monroe, o la espalda no coincide con la copa y toca gastarle a extensores que terminan viéndose fuera de lugar. Como un remiendo. ¡Qué cansancio!

Entonces yo no soy de las que sigue el manual de “cómo mantener sexualmente satisfecho a tu macho” en la parte de “cómprate lencería sexi y sorpréndelo, para que no se vaya con otra loba”, porque no puedo. Y no quiero, sobre todo porque si creo que tengo que forrarme en encaje y cuero para que el man no se vaya, perdí el año escogiendo pareja.

¿Qué hago entonces para no andar por el mundo como Janis Joplin? Me surto de brasieres grandes que compro cuando salgo del país, uso tops sin varilla aprovechando que todavía todo está en su lugar, y hace poco me hice a unos brasieres de abuelita que matarían la pasión de cualquier desprevenido. Pero son un hit.

Los descubrí hace unos meses mientras caminaba por la carrera 15 en Bogotá. Estaban en la vitrina. Son de algodón y gigantes: cubren la espalda superior para que no se salgan los gorditos de arriba de la tira del brasier y de la axila, tienen soporte extra fuerte para tallas grandes, tirantas gruesas que no marcan y el cierre es tan poderoso que tiene tres ganchitos en lugar de dos. Es lo más cómodo que me he puesto en mi vida entera. Además son fresquitos.

Hace poco me estaba desvistiendo al frente de mi chico y me dijo: “como grande ese brasier, ¿no?”. Yo asentí y seguí en mi tarea. Por un segundo pensé que a ese ser desdichado le quedaron debiendo a la leona-en-celo-dispuesta-a-luchar. O no. Ya tengo cuatro de esos, en todos los colores, y él ni mú, todavía no se ha ido por cigarrillos. Además sigue pidiendo arrumacos.

Tips para tirar cuando estás cansada

Con ustedes: “estar cansada no significa que no puedas satisfacer sexualmente a tu pareja: No importa si tuviste un día largo, estas seis posiciones serán tu mejor salvavidas en la cama”.

Vamos por partes: 1. Mi pareja y yo nos satisfacemos mutuamente, y ¿si yo estoy muy cansada para tirar, por qué debería forzarme a hacerlo?; 2. Creo que una relación ideal es en la que los dos tienen la libertad de hablar con franqueza y decir si no están de ánimo para hacer algo; y 3. Leer los tips es hacer un recorrido por formas de fingir y hacer la vaca muerta. ¿Es lo que nuestro chico quiere? ¿No es mejor calidad que cantidad? ¿Será que debo obligarme a tirar para que él no se vaya al baño frustrado a masturbarse en nombre de __________ (aquí nombre de cualquier loba buenota que les guste a ellos)? ¿Acaso él no les ha dicho, nunca, “esta noche mejor no saques los calzones de cuero porque estoy cansadito”? Si no lo ha dicho es porque llevan muy poco. Pero ese día llegará mucho antes de lo que piensan.

Cada quien encuentra su forma. Yo he descubierto que las mañanas son mejores, que en relaciones largas y estables no pasa nada si una semana no se cumple el promedio fijado por nosotros mismos y que los fines de semana son de desquite. Las cosas funcionan mejor cuando no se fuerzan.

No creo en obligarme a hacer cosas, como embutirme en ropa creada para las necesidades de otras, o tirar después de un día largo. Soy una mujer linda y poderosa. Mi belleza y mi poder no se basan en el número de hombres que me imaginan en cuatro. Tampoco se basan en los sacrificios que hago para verme de cierta forma. Cada quien tiene sus maneras y sus gustos.

Como siempre estuve muy consciente de estos, en la lista de deseos de mi pareja ideal siempre estuvo alguien que mirara más allá del encaje, de los estereotipos y que valorara las cosas que yo le traigo al mundo. El tiempo dirá si lo encontré.

 

Foto: Marvin Meyer

Historia siguiente

Esta es la historia más reciente.

Comentarios

  1. Johanna Acero

    La sensualidad va mas allá de la ropa interior, es un estado mental y si estas con el hombre que amas esta surge desde el interior de tus pensamientos.las mujeres que trabajamos y estudiamos (en mi caso) vivimos en una jornada diaria de mas de 16 horas, tener energía después de las 10 pm seria un milagro, por tanto tu pareja debe ser comprensiva de que no todos los días tenemos ganas, de la misma manera que ellos en algunos casos tampoco la tienen!
    eso se llega a comprender con la madurez en la relación.
    buen post!

  2. Mocampus

    pensé que esto solo me pasaba a mi…pero veo que le pasa a toda mujer que se gana la vida con el sudor de su propia frente.”nada de bendecidas y afortunadas” me siento mucho mejor…. lo que es el destino..hace rato no abría un post y justo me toco este.. gracias

  3. Maria Conchita

    Total, hay dias de cansancio ayer mi novio (esposo) por que vivimos juntos ya hace buen tiempo empezo con sus arrumacos la verdad el dia habia sido muy largo y el siguiente tambien lo seria , no me queria levantar cansada … asi que le dije que no pero que cosa que no entienden siguen y siguen hasta que se disgusto … diciendo que no lo queria, no es eso de verdad estaba muy cansada (le voy a compartir esta columna)

  4. Cristina

    Me gusto, yo a veces estoy muy cansada y no tengo mucho tiempo para ser.sexi,jeje tenemos un Bb De dos meses. Pero mi chico y yo estamos activos cuando podemos….a veces entre las.siestas del Bb, claro para mi fue duro volver a tener relaciones despues del parto, es como una segunda virginidad….te duele todo el cuerpo…pero despues ya esta.

  5. Susan

    Con cada párrafo leído una historia similar pasaba en mi mente! Buen post…😄😄😄

  6. Bibi

    HUy, ahora si me voy a animar a comprar los brasieres de color piel de abuela horrendos que vi el otro dia, me probe y ame pero no fui capaz de comprar. Ya no me siento sola en el mundo de saber que no tengo que votar la plata en victoria secret con esos brasieres lindos pero incomodisimos que hay que lavar a mano porque se destruyen en la lavadora, y que tambien llego del trabajo MAMADA como para tener que tirar dos o tres veces a la semana como dicen que hay que tirar en una relacion sana. Me siento libre.

Enviar un Comentario