Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Susana y Elvira | mujeres, sexo, amor, hombres y más | 19 de octubre de 2017

Scroll to top

Top

9 Comentarios

Helado de aguacate contra helado de vainilla

Helado de aguacate contra helado de vainilla

Hace algunos meses probé el helado de aguacate. En realidad era de pistacho con aguacate, dos sabores que eran como leyendas urbanas para mí: oía hablar de ellos, pero no me había interesado comprobar su existencia con mi paladar. Pero por cuenta de un aburrimiento gastronómico que me invade en el último tiempo, me lancé.

¡Qué buen helado! Antes de esto, siempre pedía helado de arequipe, o de chocolate, o un gelato de banano delicioso que venden en uno de esos sitios que me gustan. Nunca había sido muy arriesgada, pero tampoco tan aburrida como para pedir helado de vainilla, la conformidad y falta de riesgo extremo.

En inglés, en efecto, hay una forma coloquial de denominar lo aburrido: vainilla. “Esa canción es súper vainilla”, o “es un plan súper vainilla”, para decir que les falta emoción, una propuesta nueva, que no se arriesgan, que son seguros. No son malos, pero sí carecen de ese no se qué que brinda lo nuevo o diferente.

Esa misma línea de pensamiento que acabo de mostrarles fue la que me llevó a pensar en “hombres helado de aguacate” y “hombres helado de vainilla”.

Tengo una amiga que lleva 15 años con el mismo hombre. Hace cinco están casados. Él es lo que las mamás llamarían “un sol”. Súper responsable, amoroso, trabajador, dedicado. Todo eso que cuando nos invade la cordura queremos para nosotras. Pero es vainilla. No lee, las películas que ve en el cine son de esas en las que uno sabe qué va a pasar, cuántos muertos habrá y cuál Bruce Willis será el héroe; la música que le gusta es la que se espera que le guste, su conversación no pasa del clima y las noticias. No tiene unas ideas políticas que se salgan del promedio en Colombia, no demuestra emoción o furia ante nada. Es vainilla.

Pero ella es feliz. Consiguió un hombre proveedor, responsable, que no se le desaparece, ni le da otros sobresaltos de este tipo; que se dedica con corazón a sus hijos y a ella y que le compra lindos diamantes y carros. ¡La felicidad capitalista de clase media!

A ella le funciona, pero a mi no. Yo quiero helado de aguacate. Un hombre que me haga salir de mi zona segura, que sea vehemente sobre lo que le gusta y lo que no, con el que pueda sostener emocionantes conversaciones sobre las cosas que nos gustan; que no tenga el defecto de la apatía política, que me llene de argumentos sobre por qué Colombia siempre ha estado en el estanque de la desigualdad y el clasismo; que no quiera irse, nunca, a un all inclusive de esos en los que da lo mismo estar en Santa Marta, Cancún o Zanzibar; que me diga qué no le gusta y no haga las cosas porque “le toca”. Yo quiero emoción, quiero debates, quiero incertidumbre.

Sé que trae sus riesgos. Mi relación tendrá una que otra agitación, me tocará negociar más, me tocará convencerlo de que esta vez un hotel con ron incluido a veces está bien, sobre todo si tenemos niños con los que no podremos irnos de museos y largas caminatas. A veces me tocará pedirle que se deje de quejar porque no les dieron los sueldos a las madres comunitarias, aunque yo también esté molesta. Me tocará rogarle que me acompañe al evento en el club donde hay que disfrazarse para parecer importante, porque vivimos en una sociedad en la que hay que “parecer”. Y que tal vez no me regale muchos diamantes en la vida (esto último no importa, porque yo me los puedo comprar, si es que algún día me los quiero comprar).

Como la forma como percibimos los sabores es diferente en cada uno, hay algunos a los que les sabe horrible el helado de aguacate y prefieren vainilla, o chocolate, arequipe o fresa. O que engallan esos helados con cuanta parafernalia porque ya lo sencillo no les sabe bien. Y está bien, por eso las heladerías siempre tienen más de cuatro opciones de sabores y algunos toppings. Yo solo hablo por mí y lo que he descubierto que quiero. Quiero aguacate, no vainilla. Aunque tal vez mi amiga tenga una vida más llena de certezas e, incluso, más tranquila.

¿Y ustedes qué prefieren?

Comentarios

  1. Camila Rodela

    Hola amigos mi nombre es Camila Rodela y soy de Michigan, Unied State. Estoy aquí para testificar de las buenas obras de DR.OGAGA ​​KUNTA en My life.My marido y yo hemos estado casados ​​por 27 años con dos children.Just hace dos años todo llegó a su fin. Yo quería a mi marido de vuelta y le rogué pero él nunca escuchó, por lo que me encontré con varios testimonios sobre este lanzador de conjuros en particular. Algunas personas testificaron que él trajo de vuelta a su amante Ex, algunos testificaron que él restaura el vientre y cura el cáncer, y otras enfermedades, algunos testificaron que él puede lanzar un hechizo para detener el divorcio y también deletrear para conseguir un buen trabajo remunerado. Él es asombroso, también encontré un testimonio particular, era sobre una mujer llamada Vera, testificó acerca de cómo él trajo de vuelta a su amante Ex, y al final de su testimonio ella dejó caer su correo electrónico. Después de leer todos estos, decidí para darle una oportunidad. Me contactó con él por correo electrónico y le explicó mi problema a él. Y me dijo que lo que tengo que hacer, lo hice y mi marido volvió a mí. Resolvimos nuestros problemas y estuvimos incluso más felices que nunca DR.OGAGA ​​KUNTA eres un hombre dotado y no dejaré de publicarlo porque es un hombre maravilloso. Si tienes algún problema y estás buscando un lanzador de conjuros real y genuino, inténtalo en cualquier momento, él es la respuesta a tus problemas. Puede ponerse en contacto con él a través de correo electrónico: ogagakunta@gmail.com y obtener sus problemas como resolver me.He puede resolver los siguientes problemas y mucho más.
    (1) SI USTED QUIERE SU EX-BACK
    (2) QUIERES CONVINIR A SU MARIDO PARA DETENER EL DIVORCIO
    (3) USTED QUIERE SER PROMOVIDO EN SU OFICINA
    (4) USTED QUIERE QUE LOS HOMBRES Y LAS MUJERES CORRIENEN LO ENCUENTRA ATRACTIVO
    (5) SI QUIERES CONCEBIR A UN NIÑO
    (6) USTED QUIERE SER RICO
    (7) USTED QUIERE QUE SU MARIDO LO AMA SOLO PARA EL RESTO DE SU VIDA
    (8) USTED NECESITA BUEN LUCK SPELL
    (9) USTED NECESITA UN LOTERÍAS
    (10) USTED NECESITA UN TRABAJO
     ogagakunta@gmail.com

  2. Stefy

    Estoy en esa parte de mi vida, donde necesito vainilla y aguacate!!!

  3. Tefa

    Los helados de aguacate siempre resultan ser vainillas baratas… su ser volátil es su magia y nuestra condena. No son patanes pero lo terminan siendo cuando no logran saber lo que quieren. Yo quiero una vainilla original, un extracto de orquídea, sencilla pero bella… la magia de poder quedarse, la incertidumbre es horrible, no quiero andar por la vida preguntándome si me aman, quiero tomar de la mano a mi co-equipero y caminar feliz. Pero es mi opinión en todos caso :) SALUDOS!

  4. Lore

    ¡El aguacate sale con TODO!

  5. Paula

    entre gustos no hay disgustos, dicen por ahí… yo seriamente me lanzo por un buen helado de aguacate, que le brindara a mi vida ciertos desniveles, que a mi parecer son los que mas te llenan el alma, esos momentos que no son los mas perfectos pero que se quedan en ti para siempre. No me ha llegado pero se que en el momento en el que llegue, todo cambiara.

  6. Paula

    Helado de Aguacate!!! Se convierten en esos placeres culpables a los que siempre volvemos y de los cuales por mas que queramos escapar, no vamos a poder. Tuve la fortuna de dar con un Aguacate, que aunque hoy no este presente, me dejo muy en claro que es lo que quiero y necesito en mi vida, no mas Vainillas, muchos pistachos y aguacates.

    En cuanto a helados, prueba el helado de frijol, no te arrepentirás.

  7. Pilarica

    Yo tuve un helado de aguacate que me salio helado de ron con pasas.

  8. Mariana

    Definitivamente en cuanto a los hombres, me voy con el helado de aguacate. En el helado, me quedo con mi clasico de siempre, el arequipe. Pensandolo bien en los hombres me quedo con el arequipe que va a la fija y si me siento arriesgada me ire con el aguacate.

  9. mireya

    Aguacate, siempre aguacate.

Enviar un Comentario