Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Susana y Elvira | mujeres, sexo, amor, hombres y más | 21 de agosto de 2017

Scroll to top

Top

17 Comentarios

La infidelidad nuestra de todos los días

La infidelidad nuestra de todos los días

¿Es la infidelidad inherente al ser humano? ¿Hemos cometido un error al forzarnos a ser monógamos? ¿Es antinatural esperar que mi pareja se concentre el mí por el resto de su vida? ¿No es muy aburrido creer que él va a ser la única persona con la que yo esté hasta el final de mis días?

Basta con “gugliar” algunas de estas preguntas para encontrar todo tipo de respuestas. Serias basadas en la psicología, la antropología, la etología y todas las ciencias que aspiran a encontrar una respuesta. También hay foros de machos tratando de demostrar por qué no pueden ser de una sola mujer, y muchos pasquines hablando de las infidelidades de las estrellas. Pero allí no está la respuesta.

Por eso he tratado, yo misma, de encontrarles una respuesta, ante de la imposibilidad de seguir a un gurú en esto de las relaciones. Las respuestas han variado a lo largo de los años.

Cuando estaba en mis teens, digamos 16-18, creía que era muy joven para ser fiel. Además, en ese momento comencé a querer copiar el comportamiento de los machos de mi colegio y de los de las novelas mexicanas que tanto veía, que demostraban que no se puede ser fiel. Entonces un par de veces le puse los cachos a mi novio con alguien al que él conocía y que además tenía novia. Pero no me insulten todavía. Tenía 16 años. Mi novio se enteró años después cuando ya no teníamos nada, y ya habíamos entendido que lo nuestro no había sido más que una relación muy corta e insignificante. Todavía me saluda en la calle.

Esa fue la primera y última vez que puse los cachos. Y pasé parte de la primera mitad de mis veinte tratando de descifrar mi posición frente a lo que les oía decir a amigas de mi edad: “no me importa si es infiel con tal de que yo sea la oficial”. Nunca me gustó esta actitud tan pasiva de latina sumisa mal emparejada. Y mucho menos me gustó la suposición según la cual la vida es la prepa de 90210 en la que todos le hacemos a todos sin remordimientos.

A los 22 me cuadré muy mal. Era el amigo del novio de una amiga del que me advirtieron su comportamiento. Pero ante el verano, me hice la loca frente a las advertencias. Me cuadré con él, me presentó en su casa. Era la oficial. Entonces me hacía visita los viernes en mi casa y se iba muy a las diez de la noche, que para no importunar a mis papás. Los sábados igual. Andaba tan vaciado, que a veces yo le “prestaba” plata para el taxi de regreso a la casa. Meses después, cuando comenzó a desaparecerse, supe que luego de mi casa se iba a cualquier bar con –casi siempre– la misma mujer. Seguramente usaba los $10.000 o $20.000 que yo le había dado para el taxi en el trago o en la entrada. Por cuatro meses, entonces, fui yo la víctima de la infidelidad. Algunos dirán, en este punto, que el karma existe.

A los 23 tuve la primera relación seria en mucho tiempo. Pedí exclusividad y él hizo lo mismo. Duramos tres años. El primer año fue solo amor. Luego la relación se convirtió en una pesadilla: él siempre quería estar de fiesta y yo no aguantaba el ritmo. Al final prefería que él se fuera solo con sus amigos de la oficina, aunque sabía que había una morronga a la que le decían ‘la mona’ y que flipaba por él. “No deberías dejarlo ir solo a esas fiestas”, me aconsejó la novia de un amigo borrachín de él, quien se aguantaba la fiesta solo para vigilar a su semental. “No tengo por qué cuidar a nadie”, le respondí, convencida de que yo no tengo por qué estar vigilando hombres para garantizar su fidelidad.

Al poco tiempo le terminé. No me aguantaba sus fiestas, su primitivismos, y me gustaba alguien más. Para mí todo estaba terminado, por lo que comencé a salir con esa otra persona. Pero para él, mi exnovio neandertal, todavía estábamos juntos, así que en su cabeza aguardientera, yo le fui infiel a él. Y años después, un día que pudimos hablar sin pudor sobre lo inconveniente y tortuosa que había sido nuestra relación, le pregunté si me había puesto los cachos ‘la mona’. “Una vez, en una fiesta, nos dimos un beso. Nada más”, me respondió. Sí, claro. Solo un beso. ¿Más karma? Igual no me pudo importar menos. Él había sido la culminación de mi historia con nendertales, y le agradezco haberme enseñado tanto sobre mí misma y mostrarme lo que no quiero para mi vida. Así que si ese fue el precio que tuve que pagar por años de autoconocimiento y avance teórico en neandertalidad, valió la pena.

Hoy creo en la fidelidad. Me da repelús esta idea del “poliamor” y estoy convencida de que el discurso machista de “es que los hombres no estamos biológicamente diseñados para ser fieles” es la excusa de un neandertal primitivo sin carácter para comprometerse con una mujer. Mientras el cretino sí espera fidelidad de ella. Alguna vez vi un informe sobre VIH/Sida en Colombia, y la ONG alertaba sobre las altísimas tasas de contagio de las amas de casa en Barranquilla. Claro, porque sus esposo se iban de perros, se metían con cualquiera sin usar condón y luego iba a cumplir con sus deberes de esposo. ¡Y toma tu enfermedad!

También creo en el consenso. Si dos adultos se le van a medir al poliamor –o como decíamos en mis tiempos, una “relación no exclusiva”–, pues los dos deben estar enterados de ello, estar de acuerdo y disfrutarlo. Si uno de los dos lo hace solo para no perder a su pareja, lo está haciendo por las razones equivocadas.

Creo que cuando hay amor y respeto la fidelidad es muy posible. Eso sí, los hombres no cambian, uno no cambia a los hombres, y el que es, es. Uno no cambia a nadie, hombre o mujer, así como nadie lo cambia a uno. Así que no esperen fidelidad de nadie del que ustedes fueron los cachos, o que pregona sus infidelidades. Eso también lo aprendí, ¿gracias al karma? Tal vez.

Comentarios

  1. Camila

    Tuve la oportunidad de conocer a un neandertal, un hombre infiel de quien conocía todo su pasado y a quien le di sin medir la consecuencia una oportunidad, meses después, dolida y arrepentida, entendí que los hombres no cambian, y que por más que te endulcen el oído, el que es no deja de serlo.

  2. JENNIFER SALAS

    hola, mi nombre es jennifer soy abogada y tengo 26 años, hace año y medio termine una relación de 11 años y medio, y eso que hoy aun lo dudo, mi relación a decir verdad y con uso de razón no era la mas sana pero hoy en día puedo decir que vivía feliz, muchas veces me cuestiono si podre encontrar una pareja que se adapte a mi, o bueno que logremos adaptarnos, hace poco conocí un hombre con el cual salí por casi 8 meses, era muy buen hombre salvo algo fundamental no teníamos los mismos intereses y eramos de clases sociales diferentes las cuales marcaban no la diferencia de plata, sino los gustos y ambiciones de la vida, me ilusione mucho incluso pensé que seria un buen padre y esposo de los que son abnegados a la familia si de esos que todas queremos y que nunca podemos tener felicidad completa por que siempre tendrán algo que les falta que el nerdental que no nos sirve en la vida tiene.

    con el que dure casi toda mi vida entiéndase desde los 12 hasta los 25 años, seguramente es o fue el amor de mi vida de las que es inocente y aun así inocente y todo los dos nos pusimos cachos a mas no poder, que ironía jurábamos amarnos pero por detrás tenga, nunca pude decir que le deje de gustar a mi ex pareja por el contrario siempre andaba detrás de mi, hoy en día según el sigo siendo para el la mujer que despierta su pasión desenfrenada, muchas veces me gusta pensar que si, pero otras prefiero pensar que es únicamente la gana de acostarse y nada mas, actualmente un año y medio después me volvió el amor por el, uno que pensé ya muerto pero tal parece que hierba mala nunca muere, claro el para terminar la relación tenia que tener a alguien con la que esta actualmente (la narizona) y con la que hoy en día casi que una vez por semana esta cachonenado por que según el no ha podido olvidar lo que yo le inspiro y ella no.-si supieran mas de la historia tendrían para sacar un libro solo de una mala relación-

  3. Simona TR

    Rayos!!! Con razón

  4. Ferenc

    …la fidelidad existe sólo en la cabeza de quien asi desee que exista. La verdad es que uno escoge cómo vivir, si en la infidelidad y considera que hizo algo malo, o verlo como algo natural. o vivir como exclusivo (monógamo es palabra fea), y confiando en que es el mejor camino.
    Porque ninguno puede vivir por la otra persona, y querer saber si te son o no fieles, tiene sus aristas: nadie quiere la verdad, porque es difícil soportarla, si ves que vulnera tu estilo de vida

  5. ANDY

    Que cosa horrible la infidelidad! Yo acabo de terminar una relación de 5 años y el infeliz todavía me llora y me jura que me ama, no me deja ni siquiera curarme sola, eso fue hace menos de una semana y es horrible, me siento extraña, como si estuviera aprendiendo todo de nuevo (en cuanto a vida social), me han invitado a salir unos amigos, pero super directos, no se si me quede en el tiempo o que, pero he rechazado muy formalmente las salidas porque quiero tiempo para mi, para enamorarme nuevamente de mi, conocerme y apreciar mi compañía, creo que es lo mas sano.
    A veces me dan bajonazos, pero nada, no me voy a dejar caer por el ni por nadie

  6. Ja

    :) si, lo intente pero obtuve la misma respuesta, y no creo que sea yo la que deba luchar o dar algo mas…. oye gracias y si tendre un tiempo para mi, ahora pienso en mi tranquilidad y otras prioridades.

  7. Alexa

    “Ja” … solo aprovecha esta oportunidad para empezar de nuevo, claro está si es que ya dialogaste con él (sin rebajarse) y lo de ustedes no tiene arreglo.
    Puedes darte un tiempo y esperar a que llegue otra persona a tu vida pero con calma, cuidado con utilizar a otra persona por despecho.

  8. Ja

    Acabo de terminar una relacion de casi 4 años, la primera tan larga por la que paso, no se si eso del sexting se considere infidelidad, pero les aseguro que dolio bastante. Es un shock un revuelto de emociones y sentimientos, el ver que ese hombre que apenas un par de horas atras, te miraba como su todo y te decia cosas bellas, le bastaron 3 min de una conversacion en facebook con una completa desconocida para enviarle fotos, tratarla con palabras bellas e incluso responderle con una agilidad y frecuencia con la que no me respondia a mi. Debo admitir que en ocasiones pasadas ya habia visto ese mismo tipo de conversaciones y aun asi quise creer en él y dejar todo atras. pensando que no era nada fisico. Pero esta ultima doliooo muchoooo, y más en frases tan puntuales como ” agregame hermosas, tengo novia no te importa?? no dira nada cuando vea que eres de otro pais” …. ” si bebe linda quiero ver tu carita…” y como LA tal decia ” no , no importa , solo haremos cositas”…..
    No se si sea infifelidad. Pero dolio y esas frases retumban en mi mente, cual es esa necesidad de sentirse admirado, de llenar su ego y finalmente salir con la bella excusa de que, lo siento ya no te amo, intente volverlo a sentir pero no te amo, dejemos asi antes de que haga algo peor y no lo pueda ocultar. Se que me faltan muchas cosas por vivir y aprender, pero si ustedes que tienen mas experiencia me dan un consejo, me orientan, se los agradezco . En parte es algo que me averguenza :(

  9. Alexa

    Hola Tanya … como te fue con esa relación? Yo tambien estoy pasando por algo así! …,😞

  10. Tannya

    Que tema tan duro enserio. Mi experiencia es algo diferente en mi caso fui la amante.
    El tipo lleva dos años y medio con la novia y me conocio a mi. Empezamos a sostener una relacion (aunque se que no se le puede decir asi) al final creo que todos siempre diran las mismas mentiras tanto a la oficial como a la amante

  11. Felipe

    Leerlas siempre será un placer y un aprendizaje para mi así sea hombre, creo que soy de los pocos hombres que aun cree en las relaciones serias y en serle fiel a una persona, pero lastimosamente para las chicas no soy para ellas, jaja sino para los chicos, es por eso que siempre las leo porque siempre encuentro ese consejo que necesito y justamente paso por una situación en donde por casi dos años creí haber encontrado al hombre ideal para mi, todo iba bien a pesar de su misteriosa personalidad, nunca sospeche nada hasta que hace poco me di cuenta que yo era el otro, que siempre estuvo en una relación mas seria (vivían juntos y todo) hemos estado hablando y aunque creo que de verdad me enamoré de él como nunca, no había tomado la decisión correcta. Perdón, quería desahogarme y me pareció un buen lugar y el tema me llevó a llevar la mejor decisión… decirle Adiós mi querido Neandertal.
    Saludos chicas.

  12. leidy garzon

    muy buen tema, pero duro uno saber la realidad que ciertamente nunca a existido la fidelidad porque la convivencia es muy dura aparte de eso esa cuestión que dice los hombres que lo que no encuentran en la casa lo salen a buscar noooo para eso es pendejada o la otra que le dicen a uno que nos demos tiempo porque no son sinceros y decir oye esto se acabo ya contigo no encuentro lo mismo tengo nuevas experiencias se curso alguien mas en mi vida que me mueve todo y con tigo ya o el lo mismo. obvio uno chillara uno dias o meses pero de amor nadie se mure pero es preferible que se lo digan a uno que ua se entere despues de salpresas

  13. Andrea C

    Bueno… cómo contarles? En verdad quiero compartir la idea del karma que has planteado en este post, Susana. Hace algunos meses terminé una relación de casi cinco años; por alguna razón, de algunos años hacia acá las cosas no venían resultando y le fui infiel (no quiere decir que me esté justificando). Apareció una persona que literalmente me “endulzó el oído” y vaya las cosas con las que lo hizo… para mí él resultaba ser la persona que me iba a cambiar los esquemas, y si, lo hizo!… el tipo tiene hija y convive con la mamá de la misma, pero juraba que esa relación estaba de recojer con cucharita y yo como máquina sentimental que soy, no permití que mi cerebro dimensionara la situación. De un momento a otro comenzó a alejarse de mí con el argumento de “no te mereces esto, tu vales mucho” y con las ilusiones rotas, acepté au decisión. Al final, me quedé sin el pan y sin el queso! Tengo que verlo a diario en las clases de la U, en todas! Y obviamente acompañado de la mamá de su hija, que también es mi compañera. Y si todo esto parece un novelón, tiempo.después él.y mi mejor amiga se volvieron íntimos, a tal punto de sentir que estaba perdiendo a mi mejor amiga. Y oh sorpresa! Descubrí que mientras mi “amiga” me secaba las lágrimas, al otro lado de la historia, estaban ellos dos besándose a escondidas y quién sabe qué mas cosas. Ella sigue siendo “amiga incondicional” y jura que siguen viéndome la cara de idiota que supongo, tengo. Entonces, querida Susana, comparyo tu opinión con respecto al equilibrio de las acciones que llevamos a cabo… al Karma, hay que tenerle respeto señores!!

  14. Manuel Perez

    Susana, no me acuerdo de su real nombre, así que no se si es la de Toronto o la de la Literatura. El comentario me pareció “feminil” ( uso el término con el mismo derecho que ud usa el horrendo “flipaba”), la infidelidad, sea del lado femenino o masculino, es dañina, para los dos, no importa la de edad de los “teens” o antes o después, talvez porque se hiere en la intimidad, en lo individual, en lo profundo. Soyde los viejos de la decada de los 60 así, que fuí infiel y me fueron infiel, por el lado de los hippies, por el lado de la izquierda en la gloriosa Unal, por los lados de la religiones en el revivamiento católico, en la llegada de los cristianos, lo fuí y me fueron en los tiempos de los ateos. El único común denominador, fue la sensación de lo vacío. Pero bueno nada de arrepentimiento es por lo menos de mi lado y cuando recuerdo a las que me fueron infiel, he de decir, que siempre me quedó la idea, de que carambas no estuve por encima de las circunstancias, la verdad cuando la pareja no es infiel…tambien somos culpables, al menos me siento que en relacion de sexos, como masculino, quedé mal.
    Abrazos desde Mississauga.

  15. Luisa f.

    Chicas gracias por este post. Acabo de terminar con mi novio porque me fue infiel con una amiga mia a quien de verdad consideraba muy muy amiga. Estou destrozada y quiero saber como hago para quitatme este sentimiento y poder seguir con mi vida porque esto no es forma de vivir. No hago mas que llorar todo el dia, no quiero ver a nadie, me he engordado mejor dicho soy un trapo. Y el no me da la cara y tampoco a sido capaz de aceptarme en la cara que lo hizo porque insiste en que no paso nada a pesar de que yo se que si. Me quiero morir.

  16. Ale

    Yo puse varias veces los cachos hasta que me los pusieron y me hicieron ver estrellas. Aprendi desde la carne que no hay nada mas doloroso, irrespetuoso y traidor que una cachoniada. Por eso me prometi que nunca mas lo haria sin importar la tentacion. Espero poder cumplir porque la infidelidad es terrible

  17. J.

    Yo también he pasado por tus mismas fases. Ahora que tengo 37 veo la infidelidad de una forma completamente diferente a como lo veia a los 20. Puse los cachos y me los pusieron, no se si por karma o porqué. Después de tres años de matrimonio me pegunto sipodre estar toda la vida con el mismo hombre, a quien amo y con quien tengo un hijo, y espero que asi sea. Hemos hablado mucho con mi esposo sobre el tema y los dos sabemos que una infidelidad no la perdonariamos ni siquiera un beso de borrachos. Ademas cuando uno tiene un hijo las cosas tambien cambian mucho por lo que la fidelidad es importantisima y sin ella es mejor estar separados. Eso es lo que yo creo ahora a mis 37.
    Chicas, compre con fecha de vencimiento y ya voy por la mitad y estoy matada! Tambien entre a su nueva paggina y se ve muy interesante, voy a seguir pasando por ahi. Felicidades por todos esos exitos y que sean muchos mas.

Enviar un Comentario