Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Susana y Elvira | mujeres, sexo, amor, hombres y más | 21 de agosto de 2017

Scroll to top

Top

22 Comentarios

Los introvertidos también nos divertimos. Solos

Los introvertidos también nos divertimos. Solos

Entrar a un restaurante sola es como llevar la capa de la invisibilidad de Harry Potter. Los meseros no me asignan mesa, no me traen la carta, no vienen a tomarme el pedido. Y no logro entender si es porque para el negocio soy un pésimo cliente: una mujer sola, que supuestamente va a comer solo lechuga y que viene sin macho consumidor; o si los meseros no se me quieren acercar para no ser testigos de mi miseria.

Porque somos una sociedad gregaria. Tenemos que andar en manada: para salir de fiesta, para ir a comer, o para ir al baño. Porque las mujeres vamos al baño acompañadas. Aunque sea solo a hacer chichi y no necesitemos ayuda para eso. Entonces cuando cualquiera decide salirse del rebaño y hacer las cosas por su cuenta, es un miserable rechazado en esta “prepa” que es la vida adulta.

Siempre he disfrutado de la soledad. Pero cuando chiquita tenía que forzarme a siempre, siempre estar con alguien para que en el colegio no me dijeran que era una “rechazada”, una de las peores ofensas en nuestros años pubertiles. Entonces tenía que poner buena cara y estar dispuesta a jugar y hacer conversación. Luego, en la universidad, era más fácil irme horas enteras a la biblioteca a estar conmigo misma; y tuve que aprender a decir no cuando una amiga me pedía ir con ella de compras –odio ir de compras en parche–. Y cuando comencé a trabajar, a veces me escapaba a la hora de almuerzo, antes de que cualquiera me ofreciera o pidiera compañía. Me iba con mi libro a comer sola en un restaurante, ante la mirada de pesar de los demás comensales.

En ese momento también comencé a ir sola a cine, y cada tanto me escapaba a la casa de mis abuelos donde el mejor plan era irme a la playa sola a leer. También comencé a sentir un intenso placer al pasar mi cumpleaños sola. Pero ahí tuve que trazar la línea, tal vez esto ya no era saludable.

Soy lo que los psicólogos de las redes sociales llaman “una introvertida social, reflexiva y reservada” (las tres características en porciones iguales según el test que encuentran en el este link). Disfruto los grupos pequeños, los lugares sin bullicio y estar sola con mis pensamientos, una capacidad en vía de extinción en tiempos del multitasking y las redes sociales. También disfruto los grupos, las fiestas, ponerme al día con una amiga. Pero luego de esto siempre necesito unos minutos de silencio en mi casa. Disfruto el silencio. Disfruto un lugar sin música, sin televisión, sin hablar. ¿Eso me hace un bicho raro?

La mujer en la mesa del lado está almorzando sola. O no. Está hablando por teléfono con su amiga mientras come. Seguro la llamó para decirnos a sus vecinos de mesa que, aunque carece de compañía en este momento, tiene amigas que la acompañan al baño cuando se va de fiesta.

Al parecer la soledad es una imposición, no una elección, y por eso andamos por el mundo buscando compañía, aunque estando acompañados estemos más solos que nunca. Pero la soledad en mi vida usualmente ha sido una elección. Y soy afortunada, porque puedo estar sola con mis pensamientos cuando quiero, pero puedo encontrar compañía cuando la necesito. Aunque a medida que pasa el tiempo requiero compañía cada vez menos y debo estar atenta a ello, para no terminar en una cueva en el Himalaya espantando alpinistas con los gatos que le robé a una anciana que perdió la razón al enviudar. Pero por ahora estoy bien, con mi silencio, mi introspección y mis salidas solas al restaurante, aunque me toque mendigar atención por parte de los meseros, que instintivamente ignoran a esta treintañera sola y rechazada que no tiene amigos para ir a almorzar, ni minutos para llamarlos mientras come, y que llora y mastica a la vez. Al menos deberían darme postre gratis.

Comentarios

  1. Hipka

    Soy una “Puberta” (En comillas porque no me gustan las etiquetas) de 17 y amo la soledad, encuentro un placer exquisito en estar lejos de todos, en poder meditar y ensimismarme. Dichas de los incomprendidos.
    Me encanto su serie, las vi todas. Serian cool 4ta y 2das temporadas c:

  2. Patricia

    Me siento igual y soy cuarentona. Gracias por expresarlo

  3. kelly

    De un tiempo para aca disfruto enormemente de estar conmigo, ir a almorzar u otra actividas sola y para el resto es “a este paso te vas a quedar sola” “¿Porque estas triste?” , “yo no aguantaria la soledad’ Me cuesta que entiendan que me caigo bien, tan bien que a veces quiero estar conmigo y ya, igual tengo amigos, igual amo el chisme con las amigas etc etc. Creo que sentirse comodo con uno mismo es un don que se nos ha dado a pocos.

  4. Lucía C

    Un compositor de música colombiana escribió una canción:
    “El que se quiera marchar de mi lado que se marche…que yo me quedo con un pequeño
    dolor y una alegría muy grande y más espacio para ser solitario caminante…”
    He vivido 67 años de introversión y este es mi manifiesto de hoy.

  5. Manuel

    por lo general los amigos se preocupan si uno anda solo con frecuencia (que en mi caso es casi siempre) ¡y lo disfruta! (que es peor, en concepto de muchos)

    Me identifiqué con el artículo y es que a los hombres también nos miran raro. Si uno cuenta que fue a cine, la primera pregunta será “¿y con quién fuiste?”

    -“solo. fijate que Tony Stark…”

    -“¿y por qué?”

    -“Por que si. fíjate que Tony no sabía que…”

    -“¿No encontraste con quien ir?”

    -“Me gusta ir solo a veces, es un cine no un baño de mujeres. El man no sabia que…”

    -“¿y no te aburres?”

    En ese momento ya a uno comienza a darle piedra le suelta el spoiler de que Tony Stark no sabía que el soldado del invierno mató a sus papás y el Capitán América sabía, pero no le había contado…

    -“¡¿PARA QUÉ ME DIJISTE?! ¡TE TIRASTE LA PELÍCULA!

    Y con esa venganza uno se asegura de no ser ignorado, y aunque no me regalan postre la venganza es dulce. es como al final de X-Men Apocalipsys cuando el villano…

  6. maria

    y aqui las que mas comentan , total superidentificada son las mas entregadas al consumo de las redes sociales y ahi es donde yo me pregunto esto de estar y decir “me gusta la soledad , soy super unica por leer sabines en un restaurante por citar a mario B. en pasajes para fotos que iran directo al instagram” se convirtio en moda …

    sera que esto de estar solo y toda esta parafernaria de la soledad , es la nueva moda de aquellas que se sienten unicas e irrepetibles en un mundo donde ser unico y diferente es simplemente una moda mas de aquellas y aquellos que entre mas llenos y rodeados de hipocresia y sonrisas vacias se sienten mas llenos

  7. Valentina Q.

    Me describe perfectamente este escrito, no está mal amar su soledad aunque todo extremo es malo… El punto clave, es saber disfrutar los momentos en soledad y la alegría que trae una compañía. Amo a estas mujeres, y amaba la serie hasta que la privatizaron.

    Saludos 😀

  8. lala

    pense que era la unica ! me encantaa la compañia pero de vez en mes me gusta también dormir sola, comer sola o sentarme a llorar sola viendo una pelii…

  9. Melissa Polanco

    Totalmente de acuerdo en los puntos que analizan. Aun más se nota la indiferencia a estar en solo en lugares que no frecuentan cambios. Las personas no se adaptan al ver una persona disfrutar su íntimidad y Soledad…. A disfrutar que los otros queden con los crespos hechos al ver tanto poder…. Feliz día… voy en 25 y he disfrutado vivir en mi mundo sin dejar al lado las personas… Llevo dos años viajando sola y es lo máximo…

  10. Johanna Vega

    Totalmente de acuerdo. Soy una más en ese grupo.
    Y ni qué decir las veces que me ido de viaje sola!

  11. Natalia

    Identificada total! Me encanto!

  12. Laura

    Me encantó este post! Me sentí identificada al 100%, vivo sola y suelo ir a almorzar sola, mis compañeros de trabajo a veces me miran como bicho raro, incluso puedo apostar que hay gente que piensa cosas como “pobrecita” cuando en realidad es toda una dicha poder disfrutar de la compañía de uno mismo por elección!

  13. MariaG

    Pues muy interesante! Espero que llegue el día que te puedas ir a Juan Valdez a sentarte sola o solo incluso sin el móvil o un libro , sin que nadie de reojo este pensando … pobre no tiene amigos o no esta saliendo con nadie porque no le escriben… Ese día llegará … Mientras tanto salud por los que no tienen que llamar a contarle todos sus problemas a la amiga/o de turno para sentirse mejor con ellos mismos.

  14. Sofía

    Este post me recuerda una conferencia de 20 minutos de TED Talks dictada por Susan Cain que se llama El poder de los introvertidos, es bastante divertida y nos acerca un poco más a amar nuestra introversión, y entender que aunque parezcamos bichos raros para el resto de personas “normales”, somos personas extraordinarias con unas habilidades realmente especiales.

    Se encuentra en YouTube. Un abrazo.

  15. Motas

    Es increíble ver en mi e-mail una actualización de post de ustedes!
    Las amo!!!
    Me sentí super identificada!!
    Y si llevo mi soledad con orgullo.

  16. Mariana

    Las amo, las extrañaba!! Yo al contrario he sido de estar siempre acompañada y ahora empecé un nuevo trabajo y no conozco a nadie y descubrí que soy algo introvetida (lo que para los ojos de los que me conocen sería raro), pero me siento bien y feliz! No me interesa entrar a hacerme amiga de todo el mundo, solo de disfrutar de esta nueva experiencia, vivirla y aprender para mi futuro profesional. Nunca pensé decirlo, pero me siento identificada con este post!

    Pd: No se pierdan tanto por favor!!!

  17. Angelica

    En estos díasen que las redes son la ccompañía y más común yo me sigo resistiendo tal vez en otros países no te ven como bicho raro.. Acá aun no evolucionamos ni en eso.. Gracias por recordar lo importante que es permitirnos esos momentos de auto conocimiento

  18. Juana

    Que felicidad de post. Ya las estabamos extrañando un monton. Yo tampoco he entendido por que siempre alguien se quiere pegar al paseo de ir al baño

  19. Lau

    Me encanto! Completamente identificada, también tengo compañeras de trabajo que me miran como bicho raro cuando les digo que yo no le veo ningún problema y que por el contrario me gusta mucho almorzar sola, o salir a hacer compras sola, y por supuesto vive sola! Y por cierto… Las extrañábamos mucho.

  20. Victoria

    Hasta que por fin alguien lo dijo!
    No tiene nada de malo querer estar sola.

  21. Anais

    Asi o mas identificada?

  22. Lauram

    Totalmente de acuerdo la soledad debe ser considerada una eleccion no una desgracia.

Enviar un Comentario