Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Susana y Elvira | mujeres, sexo, amor, hombres y más | 17 de January de 2019

Scroll to top

Top

16 Comentarios

Una historia de amor en 8 canciones

Una historia de amor en 8 canciones
Susana y Elvira

Esta mañana Facebook nos notificó que hace ocho años nos friendiamos. Esto nos llevó a toda una línea de pensamiento que terminó en música para planchar. Es que en ese entonces salíamos todos los miércoles y viernes, y muchas de esas veces terminabamos en la casa de un amigo haciendo karaoke de Juan Gabriel. Ay ola, cómo nos gustaba la música para planchar. Es que es sabiduría pura.

Se nos ocurrió entonces hacer un pequeño homenaje a este gran género aunque ya nadie está hablando del tema. Porque a los Julios y los Raphaeles los reemplazaron los Malumas, los Diomedes y los socios que son el negocio, socio. Es que los tiempos cambian y toda moda es pasajera.

El caso es que para conmemorar nuestros ocho años de sólida relación en Facebook, honraremos la plancha con la historia de amor de Lupita y don Genaro, desde el inicio hasta el ocaso de su relación.  

Una historia de amor en 8 canciones

  1. La traga maluca.
    Lupita, como muchas mujeres, tenía una traga muy, pero muy maluca. Se enamoró estrepitosamente de don Genaro, su jefe, quien solamente la veía como su secretaria porque era un hombre casado. Lupita, mientras le contestaba el teléfono, le cubría la espalda con su esposa y compraba los detalles de agradecimiento para sus clientes, suspiraba de amor en silencio en su cubículo cada vez que lo veía salir con ese buen pelo que lo caracterizaba. Y ella solo quería que se fijara, que se fijara en su secretaria.

  1. “Acá estoy. Nótame”.
    Meses pasaron y el jefe con buen pelo empezó a notar algo diferente en su secretaria. Trató de mantener su compostura profesional y la santidad de su matrimonio, hasta que un día, don Genaro sucumbió ante los encantos de Lupita y la invitó a bailar y a tomar aguardiente. Así que como Conchita, pasaron una noche de copas, una noche loca, y don Genaro tuvo que rendir cuentas la mañana siguiente ante su esposa.

  1. El jefe se la está “fufufufu”.
    Ese amor secreto empezó a florecer rápidamente. Aunque era un amor prohibido, el secreto mejor guardado de Lupita. Pero sus miradas en los corredores de la oficina eran obvias, así que la gente empezó a murmurar y aunque Lupita sabía que don Genaro y ella eran de distintas sociedades, y que además estaba casado, no le importó lo que decían su padre y su mamá, a ella sólo le importaba su amor, lo quería.

  1. Pero el amor parecía ser más fuerte.
    A pesar de los chismes, Lupita sentía que se había enamorado como por vez primera. Cuando estaban en la cama, Lupita se derretía de amor y le pedía que le dijera pequeñeces. Porque las  pequeñas cosas de don Genaro eran la inmensidad de Lupita, su ventana abierta era su claridad, quería que él le dijera lo que sentía sin reflexionar, que soltara sus palabras libre, libre.

  1. ¿Qué te pasa? ¿Es que ya no me amas?
    Habían fijado su cita semanal, pero Genaro no llegó, como ya lo había hecho antes. Lupita empezaba a sentirse harta, quería que tomara una decisión, pues Genaro le había jurado que dejaría a su esposa, que Lupita era su gran amor. Así que decidió llamarlo: “amor mío, ¡déjala! ¿Qué puede tener ella que no tenga yo?”. Pero Genaro nada respondió y Lupita terminó sola en un rincón, llorando hasta el amanecer.

  1. Mentiras.
    Genaro cada vez actuaba más extraño. Cada día era más distante, silencioso y su mirada ya no era la misma. Lupita supo entonces que nunca dejaría a su esposa, y que todo había sido un juego y nada más, era solo un juego cruel de su vanidad. Él le mintió, no la amaba.

  1. El duelo.
    Lupita quería saber por qué Genaro había jugado con ella de esa manera tan cruel. Pero aunque él insistía en que sí la amaba, Lupita sabía que las cosas ya no podían ser más. Pasaron entonces dos años y un día, y aunque Lupita no había sido feliz aprendió a vivir sin su amor. Pero como Genaro era un ‘control freak’, al ver que Lupita poco a poco lo olvidaba, quiso tenerla de regreso y de pronto una noche volvió.

    ¿Quién es?, preguntó Lupita.
    – Soy yo, respondió Genaro.
    – ¿Qué vienes a buscar?
    – A ti.
    – Ya es tarde.
    – ¿Por qué?
    – Porque ahora soy yo la que quiere estar sin ti.

  1. El ocaso.
    A Lupita le dio una rabia indescriptible que Genaro, después de dos años y un día, regresara de repente así como así. ¿Quién se creía ese estúpido engreído? Así que Lupita se armó de valor y lo superó finalmente, porque ella se lo propuso y sufrió. Y aunque su piel se quedó vacía y sola, desahuciada en el olvido, después de luchar contra la muerte empezó a recuperarse un poco y olvidó todo lo que lo quería y ahora ya… ahora ya su mundo es otro.

Comentarios

  1. Sophia

    Excelente historia
    Ja ja ja

  2. Maca

    Jajajajaja muy bueno, y la ultima canción queda de perlas

  3. Diana

    Jajaja impresionante la realidad de esta historia, ¡me encantó!

  4. Estefania Perez

    Me encantó, ustedes son las mejores, q historia tan divertida y real

  5. Eliana Sepulveda

    Me encantoooo… Las adoroo son lo maximo

  6. Karen K

    Me encantó jajajajaja todo lo que escriben me hace sentirme identificada en algún momento de la vida, voy a seguirles para leer más 😀

  7. Ferenc

    Qué capacidad de hilación entre canciones taaaaaan brava!!! Me quito el sombrero. O la gorra. Lo que tenga el lunes por la tarde…

  8. JULIANA

    Hola!! Que rico disfrutar de sus comentarios y buenas historias…
    Me encantaría que pudieran hacer una serie como Susana y Elvira, una nueva temporada o una Serie de “Todo lo entendimos mal”. Me inscribí a Mimosa para ver todos los capítulos de Susana y Elvira y ya la pagina no abre… Aveces me gustaba verlos y repetirlos eran muy buenos, los esperaba con ansias. Además que no pudieron encontrar mejores Actrices para su serie. Esperaré con ansias que un día se decidan.
    Un abrazo

  9. Marthísima

    La que más me gusta sin duda es la de Amanda Miguel. Me encanta la voz desgarrada, el look, y su mirada triste de mujer engañada. Es que en esa época cantaban como si dijeran “esto en verdad me pasó a mí!”. Genial.

  10. mariana estrada

    Mi compañera de oficina llegó hablando sobre este articulo esta mañana y nos puso a todas a leerlo. Entiendo su entusiasmo,. Esta buenisimo. es lo primero que leo de ustedes y por aca me quedare a ver que mas tienen pero lo que veo me gusta un monton. Saludos desde Ibague.

  11. Lorena

    Omitiendo el susto que me metió el sonido de mi celular a las 3 y treinta de la mañana notificando este post esta muy buena la selección de canciones

  12. Luisa

    Jamás comentó cuando leo sus artículos … Y aunque las sigo desde hace varios años, dejo que escriban las que finalmente dedican sus días a eso… a contar historias. Solo me pronpongo disfrutar cada una de sus palabras.
    Pero la verdad es que hoy disfrute tanto pero tanto la maravillosa combinación de letras y música que no pude dejar pasar la oportunidad para felicitarlas por lo que hacen en este blog. Son asombrosas !!! Que vivan los ocho años de relación en Facebook.

  13. Stephanie

    Jajaja me arreglaron la noche, Quiero Más!!!

  14. Natalia

    Fantastico! Yo tambien amo la plancha pero ya nadie me sigue la cuerda, que tristeza

  15. Katty M.

    Definitivamente son muy buenas contando historias… Lo disfruté;)

  16. Lalupe

    Genial! Necesitaba algo asi.

Enviar un Comentario