Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Susana y Elvira | mujeres, sexo, amor, hombres y más | 20 de October de 2018

Scroll to top

Top

28 Comentarios

Lo que nos da cólicos

Lo que nos da cólicos
Susana y Elvira

Susana es un caso extremo de que los angloparlantes llaman “resting bitch face”, o lo que nosotras hemos traducido como “parece-que-tengo-cólico-todo-el-día”. Pónganla no más en la fila de un restaurante, o a aguantar una perorata de cualquier arrogante de esos que abundan en su mundo para que ella suba su ceja, clave la mirada en el piso, tuerza la boca y sea poseída por un silencio largo e incómodo. En sus peores días aprieta el puño de su mano derecha, suspira y se va sin más. Así es ella.

Y bueno, Elvira, cada vez es más radical en contra de los conductores atravesados, los cajeros lentos y la ineficiencia en general, por lo que cada vez es más habitual verla desesperada en lugares públicos. El caso extremo es cuando se le cuelan en una fila. La vena le brota, se pone roja de la furia, arma todo un discurso en su cabeza de por qué el/la “coletas” se merece un castigo ejemplar, pero simplemente se limita a apretar las mandíbulas y respirar profundo.

Creemos que es un tema que viene con la edad, por ello decidimos, como secuela a las 21 cosas que no entendemos, hacer una lista de las 21 cosas que hoy nos da cólicos:

  1. Que la gente camine mientras fuma. O que la gente fume en general. Pero cuando caminan es peor, porque si uno tiene la mala suerte de ir detrás, tiene que aspirar todo el humo de segunda mano. Y peor si va por un andén angosto de esos que pululan, pues a veces la única opción es respirar humo, o arrollar al enfisema-wannabe que va al frente.
  2. Salir a almorzar el día de la madre. Cólico garantizado. ¿Por qué dejamos de ser tan borregos y nos quedamos en la casa haciéndole comida a mamá? ¿O por qué no celebramos cuando se nos antoje y no cuando un comerciante nos dice? ¡Revolución compañeros!
  3. Las nuevas mamás que encontraron la reafirmación de su existencia en su recién adquirida maternidad (las que no, hagan caso omiso de este caso de cólico). Está bien que hablen y compartan sus experiencias sobre el calostro, la mastitis y todo estos temas tan importantes, pero entre las demás mamás, también ávidas de conocimiento y llenas de arrogancia. O con su esposo o con su mamá. A ellas les decimos –con la ignorancia que da no ser madres– que sigue habiendo vida por fuera de los pañales, y que las peripecias de Frank Underwood para llegar a la Casa Blanca son mucho más divertidas que el meconio de Jerónimo. Las mamás egocentristas nos dan cólico porque hacen que nuestros óvulos se suiciden y griten mientras caen “no soy el centro del mundo, no soy el centro del mundo”.
  4. Los no-bogotanos que hablan mal de Bogotá. Odiamos la ciudad, de verdad. Su tráfico, su polución, los grafitis, la llovizna constante, su sistema de transporte. Nuestro odio es directamente proporcional al número de kilómetros andados. Si algo no cambia, pronto Honda será un mejor vividero, lo sabemos. Pero odiamos que ahora todos esos “expats” empoderados que vienen a invadirla en busca de las oportunidades que ésta sí brinda, rajen de la ciudad apenas puedan. Finalmente, usando una comparación torpe, yo soy la única que puedo decir que mi mamá es intensa, nadie más puede hablar mal de mi mamá. Lo mismo pasa con la ciudad que nos vio nacer y sufrir cada vez que salimos a la calle en hora pico. O a cualquier hora.
  5. Preparar un outfit desde la noche anterior para que a la mañana siguiente el pronóstico del clima lo destruya porque, para variar, en Bogotá va a llover durísimo y va a hacer un frío de invierno nórdico. Y que las únicas alternativas sean, entonces, las mismas botas y la chaqueta con capucha que ha recibido más lluvia que el Arca.
  6. Cuando le sacan chiste a los estereotipos. Por ejemplo cuando usan a las pereiranas, a los negros, a los costeños, a las mujeres y a los raperos para caer en generalizaciones facilistas y cero graciosas.
  7. Cuando no se lavan las manos después de ir al baño. ¿Saben cuántos gérmenes hay en la chapa de un baño? O peor, ¿en la cisterna? Entonces los perezosos y falsamente ahorradores de agua salen a esparcir gérmenes a diestra y siniestra. Y ahora no hagan cara de “ay menos mal yo siempre me lavo las manos”, porque no es así. Piense bien, piense.
  8. Las porristas y porristos que cantan durísimo en los conciertos. Para la información de todos y de todas, uno va a un conciertos a oír al cantante y a sus músicos, no a demostrar que se sabe las canciones de nadie.
  9. Las porristas y los porristos que no controlan el volumen de sus irritantes voces en los cafés y hacen que todos tengamos que escuchar sus historias de éxito o fracaso amoroso, sexual, laboral, familiar, etc. Y si son “risaloca” peor aún.
  10. Cuando la gente cita programas de televisión para fijar sus argumentos. “Pero es que ¿si ve? La situación en La Guajira es gravísima, vea no más lo mal que la pasó Diomedes cuando chiquito”.
  11. La subida del dólar. Porque ahora sí nos llevó el que nos trajo. Si estábamos ahorrando para irnos de paseo en diciembre a Disney, pues ya ni modos. Si queríamos cambiar el celular, paila. ¿Carro nuevo? ¡Ja! Como lo dijo Juan Luis, “el costo ‘e la vida sube otra vez, el peso que baja ya ni se ve… ¿Será porque aquí no hablamos inglés?”. Además porque al parecer a la economía en general le está yendo pésimo. Es que desde que usamos como única fuente de información los programas de radio de la mañana estamos más perdidas que cuando veíamos realities en los que los arranques de Óscar Naranjo eran un ejemplo de cómo opera la psique en situaciones de presión y, por supuesto, de morbo.
  12. Comprar brasieres. No hay peor plan en el mundo entero, y no hay seres humanos que entiendan menos a las mujeres que los diseñadores de “corpiños”. Estamos por pensar que los que diseñan brasieres nunca han visto un par de tetas. Así como lo demuestra el experimento que hicieron los de buzzfeed de poner a tres tipos a vivir con brasier durante una semana, que concluyeron que lo peor de usar un brasier por una semana, era usar un brasier por una semana.
  13. Los que saludan de beso. No hay una distribución más efectiva de gérmenes que la de un beso en la mejilla. ¿Quién se habrá inventado esa práctica del demonio? Nos gustan los abrazos y los puños que se chocan suavemente, ¿pero los besos en la mejilla cada vez que vemos a alguien? ¿Aunque lo/la hayamos visto ayer? No, no, no, hay que ahorrar tiempo y babas.
  14. La impuntualidad y que le echen la culpa al tráfico o al clima.  Si nosotras somos capaces de llegar a tiempo siempre, ¿por qué no puede hacerlo el resto del mundo? “Es que está lloviendo”. No, el clima ya no es una excusa. Ni el tráfico. Ni su mala organización de agenda. Salga más temprano, despiértese más temprano, no desayune si toca, saque sombrilla, agende sus citas con tiempo prudencial entre unas y otras, ponga Waze o cualquier app similar para calcular el tiempo. Programe un taxi, agarre un bus, pídale a su amigo que lo lleve, pero cumpla con puntualidad. Es cuestión de respeto, porque sí, así usted no lo crea, mi tiempo también vale señor impuntual.
  15. Los machos que se sienten súper encantadores cuando echan piropos. “Ay Paola qué piernas tan lindas tienes”. No, no, no, eso no es galantería, eso es acoso. Y si es por LinkedIn, peor.
  16. Los taxistas charladores. Lo sentimos, pero a esta edad un viaje en taxi es uno de los pocos minutos de silencio que se pueden encontrar en el día.
  17. Los covers en Bossa nova. ¿Por qué los cantantes de este género inventado en el mismísimo infierno no toman la ruta difícil (pero satisfactoria) de escribir sus propias canciones? ¿Por qué deben “bossanovizar” cualquier cosa? Si ya oír a Adam Levine cantando luego de haber inhalado helio es toda una experiencia, esperen a una cantante de restaurante musitando seximente “This love has taken its toll on me / She said Goodbye too many times before”; y que después la misma cantante (u otra, igual todas cantan igual) susurre sexy e inidentificablemente “You make a grown man cry / You make a grown man cry /You make a grown man cry”, que parece una continuación eterna de la primera. Y de la anterior a esa, y la anterior y la anterior.
  18. Las llamadas de los Call Centers a ofrecer cosas que uno no quiere y que ya dijo que no quería. No entendemos cómo funciona eso, pero todos los call centers deberían tener una base de datos que le diga al que va a hacer la llamada “ah, a esta señora ya le ofrecimos el paquete ilimitado 358 veces, no la llame más porque no va a comprar. Y es furiosa”. Si quiero cambiar mi plan del celular, pues yo llamaré a ver qué me ofrecen. No me llamen tres veces al día a ofrecerme lo mismo por más, cuando ya les dije que no me interesaba. Ni quiero una tarjeta de crédito nueva, ni que me difieran mis cuotas a diez años, ni un seguro de vida para que lo gocen mis hijos no-natos cuando, por accidente, me corte la cabeza con una motosierra por estar podando un arbusto.
  19. Los dates en el cine. Amigos enamorados, si tienen mucho de qué hablar, váyanse a un restaurante, organicen una cena romántica en la casa, pero no se vayan de cita al cine. Hay personas en el mundo que ya no salimos a dates y que queremos ver la película.
  20. Misóginos como Donald Trump que le echan la culpa a la regla de nuestro mal genio. A veces odiamos el mundo porque sí, y otras porque se lo merece. Pero no siempre es porque estemos regludas.
  21. Tener cólico nos hace tener “resting bitch face” o cara de “quiero matar al universo”. El que no sabe qué es tener un cólico no tiene por qué venir a decirle a uno que ponga buena cara. Más bien por qué no nos ofrecen una agüita de hierbas y una bolsa de agua caliente.

Y como nosotras no somos las únicas a las que las vicisitudes de la vida les da cólicos, les tenemos una actividad de desahogo colectiva, con la que de paso podrán participar para llevarse un Kit para afrontar el mundo cuando uno solo quiere quedarse metido entre las cobijas. Este combo de la felicidad incluye una copia de “Lo entendimos todo mal”, un termo y una cajita con tecitos Jaibel. Sólo deben publicar en Facebook, twitter o instagram lo que les da cólicos con el hashtag #loquemedacólicos y registrarse en esta página.

Un día a la vez, compañeros. Que la suerte, la paciencia y las agüitas relajantes los acompañen.

 

*Fotografía: Bill Strain

Comentarios

  1. Angie

    ¿Quién ganó el concurso?

  2. Juliana Aranda Duran

    Hola chicas! Ustedes dos me encantan!!! Bueno, En cuanto a #loquemedacolicos es el maltrato animal, las personas que por tener un cargo importante consideren a las demas menos que ellas!,el engaño, las personas prejuiciosas, quejetas, envidiosas y negativas ( que abundan harto!!!)…

  3. Zulyk

    #loquemedacolicos es una suegra celosa y aun peor tener que aguantarla todos los dias con el mal humor de la menopausia

  4. Laura Jimenez

    Lo que me da cólicos son esos hombres que publican por lado que se gozaron con alguien, a nade le interesa eso, es su vida no la del mundo entero y eso no lo hace más

  5. johanna Monsalve

    Lo que me da Cólicos, que la gente sepa sus obligaciones y debares y se hagan los locos para no hacerlos.

  6. Ferenc

    Ole…no pensaron que este listado servía pa un conteo regresivo? Le habria salido del putas una casillita tipo like (porque uno con cólico, ese bendito thumbup se lo empuja c arriba a lo que le causa el cólico)…#loquemedacólicos aborrezco infinitamente a tanto especialista en nada en nuestra tierra. Hoy amanecí odiando por los lados al mindo excepto a Antonia. Niñas, leerlas hoy ha sido un placer más que estético

  7. Jaibel

    En este link–> http://ow.ly/SUtEk se pueden registrar para participar con sus tuits, fotos o publicaciones #LoQueMedaCólicos

  8. Nishme

    #Loquemedacólicos la corrupción y la propaganda politiquería que manejan los candidatos a la hora de pelearse un puesto en el Gobierno.

  9. Erikabut

    #loquemedacólico
    Son los vecinos (vecinas) parqueadas como camara obsoleta detrás de la ventana chismoseando ansiosas de acontecimientos. Hey!! Nadie les ha dicho que el reflejo se ve atraves de la luz

  10. Alejandra

    #loquemedacólicos es la mala ortografía, el mal aliento, el escándalo en público, las escenas de celos, el amarillismo en nuestro periodismo, los contenidos de nuestra televisión nacional.

    #loquemedacólicos es que a Colombia todo llegue mas demorado de lo que debería, aplica para películas, estrenos, Netflix, otros.

    Me encanta leerlas. Gracias por sus publicaciones.

  11. Diana Villada

    #loquemedacólicos Que la gente no comprenda el fino arte de usar audifonos y tenerse que aguantar la musica hedionda de otros

  12. Tannya

    #LoQueMeDaColicos el sistema de educación en Colombia

  13. Diana Pardo

    #loquemedacólicos: el avispado colombiano..el que todas las quiere ganar, el torcido

  14. Diana Pardo

    #loquemedacólicos: los taxistas que preguntan y pregunta….

  15. Diana Pardo

    #loquemedacólicos me da un tremendooo colicoooo que la gente siga creyendo que Uribe es la salvación, que es el mecias..jejejeje

  16. angela maría

    Jajaja me encantó, como casi el 100% de lo que he leído de ustedes.. sin embargo yo fui hija adoptiva de Bogotá y aunque me trajo oportunidades valiosas, parce.. es muy intensa y casualmente me independicé y ahora vivo en holanda jajajaja, donde por cierto, nadie llega tarde y se dan tres besos cuando se saluda y tres para despedirse.. Son lo máximo chicas, leerlas me emboba la cara de cólico!

  17. Carolina

    Me encantan ustedes dos. En serio.

  18. Alice30

    #loquemedacolicos son estas épocas de politiqueria donde pulula la hipocresía, y la gran mayoría se vende por un puesto o un pedazo de tamal y no piensan ni poquito, les duele quemar dos neuronas demás!

  19. Laura

    Vivo en Argentina y #loquemedacólicos son las preguntas llenas de ignorancia por ser Colombiana ¿Tienes droga? ¿Consumes? ¿Ves la novela de Pablo Escobar? No,no y no, no por ser colombiana, consumo o vendo droga, ni mucho menos veo novelas que muestran esa imagen terrible de nuestro país.

  20. natalia

    #loquemedcolicos que mi mama haga cuentas de mi salario, me pida plata y si no se la doy q empiece a decirme en q me gasto el dinero, porq no me alcanza.

  21. Magda

    #loquemedacólicos son las morrongas hipócritas y la gente con pésima ortografía.

  22. Catalina Trujillo Bonilla

    #loquemedacolicos que la gente que no sabe ni hace mi trabajo diga cuanto tiempo toma hacerlo

  23. Angélica María García Botero

    Mi mensaje alusivo a #LoQueMeDaCólicos, lo registré en Twitter con el perfil @angiemaria1984. Muchas gracias!

  24. Diana

    #loquemedacolico: es tener que responder a cada pregunta insulsa de los chismosos que quieren saber por que estoy tan gordita o por que se me nota la buena vida, que le importa al mundo mi peso y por que deben estarle recordando a uno que esta gordita

  25. Alexandra

    #loquemedacólicos es que la gente que me ve sin pareja crea que estoy angustiada en busca de amante o marido… Hay personas en el universo que nacimos para estar solas y no es pecado … Un poco de respeto por favor

  26. Sandrita

    #loquemedacólicos es que a toda hora me pregunten: y sigues soltera? Por fin te casaste? Y es que no piensas tener hijos? Ese cólico no me lo quito ni con un aguardiente.

  27. Juliana

    Jaja muyyy cierto!!! #loquemesacólicos losss cochinos que tiran la basura a la calle cuando van en su carro… Esooo me generaaa muchooo colicooo

  28. Antonia

    jajjajajajajaja las amo a mi #loquemedacólicos es que me coqueteen hasta los que limpian vidrios en la calle. Eso es acoso!

Enviar un Comentario