Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Susana y Elvira | mujeres, sexo, amor, hombres y más | 16 de septiembre de 2019

Scroll to top

Top

14 Comentarios

Día 200: Esto se salió de control

Día 200: Esto se salió de control
Emilia

Ando tan confundida que es imposible articular mis ideas para un post en mi nuevo blog. Por eso llevaba tanto tiempo sin escribir. Es que en estos 25 días he pasado por todas las fases:

Día 221: La cool
No, esto va a fluir. Nada de bridezilla ¿Qué tanto es organizar una fiesta para gente que queremos?

Día 213: La alternativa
¿Y por qué mejor no nos vamos de paseo un mes por Europa en lugar de gastar tanta plata en una tarde?

Día 208: La inmadura
No me quiero casar, no me quiero casar.

Día 205: La racional
“Pero Jaime, es que una boda no es lo mismo que un matrimonio. Nos podemos casar mañana al frente de un juez y estar casados sin tener toda la parafernalia de la boda”.

Yo hago parte de ese 34% de usuarias de Susana y Elvira que nunca habían pensado en el día de la boda (ver resultados de la encuesta). Así que cuando comencé con los preparativos todo estaba por pensarse y hacerse. Y una vez comencé a echar números me asusté montones. ¡Casarse es super caro! Y la verdad yo siempre he sido de las pragmáticas/mezquinas que prefiero comprarme algo o inventarme un viaje antes de “tirar la casa por la ventana”.

Es que esto se salió de control. Primero, el lugar. La familia de Jaime vive fuera del país. Y pues está claro que la boda será en Colombia, pero ¿dónde? Después de un debate de una semana y cotizaciones en cuanta hacienda, decidimos que sería en Cartagena ¡Cartagena!

Nunca pensé que mi impensado matrimonio sería en Cartagena. Siempre me ha parecido wannabe ¡Y tome Emilia por criticar! Es que desafortunadamente Bogotá no es la ciudad más amable con los turistas, aunque el señor Petro diga lo contrario. Además tiene el problema de la altura (dentro de los invitados hay por lo menos seis personas mayores de 60 que nunca han estado 2.600 metros más cerca de las estrellas y ya sabemos que las trombosis existen). Y pues si el 50% de los invitados va a volar kilómetros, que mejor llegue a una ciudad para pasear en chancletas. Y es Bogotá o la costa, porque tengo cero vínculo con otras zonas del país. Entonces Cartagena, bah.

Segundo, ¿quién demonios organiza una boda en Cartagena? Yo no. Tengo un montón de trabajo en Bogotá, no conozco proveedores en esa ciudad, ni sitios para eventos. Tocó wedding planner.

Tercero, el número de invitados. Con Jaime fue fácil coincidir en 80. No queremos una boda grande, queremos que estén solo los más cercanos y nada de ruido. Pero mi lista ya tiene 67 personas, y eso que estoy dejando por fuera a la mitad de mi familia por parte de mi mamá. Por eso decidimos que haremos las invitaciones por grupos de preferencia: primero los clave, segundo los muy cercanos, tercero los cercanos. Y a medida que los del primer grupo cancelen, se liberarán espacios. Seguro Jaime no llena su cuota de 40, así que yo podré usar sus cupos libres. No nos vamos a pasar de 80. Lo prometo.

Cuarto ¿seguro no nos queremos ir de viaje? Es que hacer un matrimonio con ceremonia, coctel, comida y fiesta, como les gusta a los italianos, es muy caro. Y pues, digo, en esto no aguanta tibieza de “hagamos una comida sencilla” cuando todos los invitados tuvieron que viajar miles de kilómetros para el matrimonio de Emilia y Jaime.

Quinto ¿Les dije que Jaime y yo pagaremos por esta parafernalia consumista? Es que yo ya estoy muy vieja para que mis papás paguen por eso y nunca me he comido el cuento de “es el papá de la novia el que paga”, como en una especie de dote o “gracias por llevarte a mi hija y ahora ser tu el que la mantenga”.

Insisto, no quiero comenzar mi vida de casada endeudada hasta la médula. Creo que sigo en la fase racional. Pero ustedes juzgarán si estoy, en cambio, en la fase “bridezilla capitalista en negación”.

***
Quién es Emilia
Por Susana y Elvira

Emilia es la tercera rueda en nuestro matrimonio. Siempre ha estado ahí en la sombra, como Dr. Jekyll y Mr. Hyde, o Smeagol y Gollum. Y pues ahora que decidió casarse, le propusimos que hiciera una cuenta regresiva al día de su boda para que nos diera a nosotras, y a nuestras usuarias, esos insights sobre el que, nos han vendido, es el mejor día en la vida de una mujer. Ella, bien feminista, independiente, y un poco “darks”, está lejos de ser el estereotipo de una novia de reality, por eso sabemos que su historia estará llena de felicidad, estrés, amor, ideas revolucionarias, odio, crisis, más amor y humor. Todo a la vez.

***
¿Qué hago aquí?
Por Emilia

Y porque muchos de ustedes no entienden quién carajos soy ni qué hago acá, les explicaré.

Soy amiga desde hace años de Susana y Elvira, y tanta lora les he echado sobre todo lo que se me ha empezado a cruzar por la cabeza desde que si el “si” (por inmundo que suene), que decidieron darme un espacio en su blog porque, como me dijeron un día, “ahora que se va a casar no nos va a secar hablándonos todo el día de su matrimonio / Tenemos que poner límites, nuestra relación no puede basarse en estos tiempos a solo hablar de su matri. / ¿De verdad se va a casar? / Si se convierte en una bridezilla juramos que no vamos a su matrimonio / ¿Madrinas? ¿Y nos va a escoger el vestido? / ¿Qué tal si escribe en el blog todo lo que nos quiere decir y evitamos verbalizarlo?”. Así lograron quitarse a este potencial sirirí de encima. Fue una sutil forma de parte de ellas de callarme antes de que empezara a hablar y darme un contentillo. Lo aprecio, de verdad. Porque se ha convertido en una buena terapia para mi.

Pueden escribirle a Emilia, también, a sye@susanayelvira.com

Foto: Michael Zimmermann

Comentarios

  1. Maria

    Cartagena suena increíble, pero eso lo sube todo un 50% más, hablando en precios.
    Villa de Leyva es una excelente opción, es divino y a los extranjeros les encanta!
    Coincido con la otra Maria, el fotografo es super importante, te recomiendo a Christian Cardona, este es el link en Facebook: https://www.facebook.com/profile.php?id=100001131388471&fref=ts
    Buena suerte! y no pares de escribirnos…

  2. NoName

    Me paso lo mismo con mi matri. Yo nunca pense en casarme ni tuve el sueño común de toda chiquilla de casarse con el vestido largo y vestirse de princesa. Despues de mi propuesta de matrimonio decidimos casarnos 6 meses después pero tan poca fue mi expectativa que faltaban dos semanas para el día de la boda y yo no tenia vestido de novia, tenia un lugar fuera de Bogotá pero no tenia pastel, comida, música. Fue gracioso y cada vez que lo recuerdo pienso que salió bien para una boda que no supe ni quise planear.

  3. Maribel Fuentes

    Hola vi varios tips en la revista http://www.muyfemenino.com que te pueden servir para los preparativos de tu boda. Suerte!

  4. Rocy

    Muy buen análisis y recomendaciones de María, definitivamente eso de una boda es a mi parecer una exigencia de esta sociedad consumista en donde debes demostrar algún status. Bueno yo solo me casaría como se me diera la gana y lo disfrutaría al máximo sin pensar en tanto protocolo, tendencia, glamour, vanidad etc.

  5. Maria

    Leo el artículo y me veo a mi misma hace 18 meses (me casé en agosto 2013) y pasé por cosas parecidas; me quedaron varias enseñanzas:
    1. Un buen matrimonio no baja de 30 millones de pesos (con DJ).
    2. Pensar en Cartagena se vuelve muy costoso porque hay que sumarle viajes antes de la boda, hotel, tiquetes, equipaje adicional… Además una buena fiesta en Cartagena debe durar hasta las 6 AM. Por otra parte, las personas extranjeras viajan más felices a Cartagena que a Bogotá, pero las personas residentes en Colombia sienten que tienen que invertir demasiado (tiquetes, hotel, regalo, peluquería/maquillaje más caros).
    3. en cartagena se suda mucho y hay peligro de que las fotos queden brillantes.
    4. En Cartagena, si contratan carruaje, me parece horrible el olor a popó de caballo…
    5. En Bogotá se están usando mucho los matrimonios en villa de Leyva… muy vintage, en unión con la naturaleza… muy bonito.
    6. Un factor clave el fotógrafo, no escatimar en presupuesto de fotógrafo, porque es el recuerdo de toda la vida.
    7. La fiesta pasa y lo verdaderamente importante es centrarse en el después, en ser felices en la convivencia.

    ¡Seguiré atenta las aventuras prematrimoniales!

  6. Mileguizamo

    eso de que el papa paga la boda de su hija bahhh, comencemos por que invite a mi papa a mi boda y le dije que me entregara… así como en las películas, con la triste fortuna que su respuesta fue.. lo voy a pensar.. ahhh, por favor que rodadera.. bueno les cuento nunca asistió a mi boda, por lo tanto no me entrego y mucho menos dio 5 centavos para mi gran día..Emilia suerte con eso.. y de corazón pase lo que pase no dejes que nada ni nadie interrumpa tu felicidad..

  7. Darla Bourdon

    Esto se pone interesante… Porfa Emilia, cuéntanos mas!! Muak :*

  8. Sara

    Super!!! Quiero saber mas de tu boda…estoy en el mismo plan jeje

  9. Pao

    Esta no es bridezilla paranoica capitalista, es la mujer racional e independiente del hoy por hoy… Yo combatí con patas y uñas el estar pagando mi boda hasta el día de mi muerte y por suerte y a punta de redes sociales, pude (pudimos) controlar el presupuesto. Yo tampoco nunca pensé en casarme y termine casándome en un castillo pequeño dentro de Bogota, e indiscutiblemente durante el evento me olvide por completo de todo y todos, y fue un momento mágico, así que si, todo en general, hasta los pequeños detalles malucos que puedan presentarse, harán parte de un recuerdo muy bonito.

  10. Ángela

    Ay Emilia, ¡que emoción! Yo sé que todo te va a salir D-I-V-I-N-O.

  11. Lorena

    Totalmente de acuerdo!
    Es MUY CARO y para mi eso del papá de la novia paga es puro bla bla!

    Sigue contándonos lo que pasa… Mi novio también quiere en Cartagena, yo no, porque si difícil planearlo acá no me imagino a la distancia, tengo una ventaja ante ti y es que la altura no nos incomoda, todos los invitados son de la capital…

    Animo!

  12. Nats

    Emilia! Estamos en situaciones similares! Mi matrimonio es el 20 de Septiembre, en Villa de Leyva. El rollo no es fácil, pensar en tanta cosa a veces me pone los pelos de punta! Suerte y que nos dure para toda la vida! Un abrazo :)

  13. Ferenc

    …uno no debería de casarse. Va y se arma toldo aparte, pero la boda es una cosa inmunda…y eso que a nosotros mi suegra nos ayudó muchísimo. Pero, en serio, la boda es una cosa de locos.

  14. Vero

    Planeadora de bodas recomendada en Cartagena (mucha experiencia, buen gusto y toneladas de paciencia y tolerancia) http://www.marcelamancilla.com/

Enviar un Comentario