Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Susana y Elvira | mujeres, sexo, amor, hombres y más | 26 de agosto de 2019

Scroll to top

Top

130 Comentarios

Me propuso matrimonio

Susana

“Ay, la pobre Perenceja, vive con el novio hace tres años y él nada que le propone matrimonio”. Falacia, juicio y todo análisis filosófico del discurso puede ser aplicado a esta afirmación. Falla como silogismo, falla como racionamiento. Pero habla muy bien de nuestra cultura. ¿Por qué corremos a asumir que es él el que no se ha querido casar y que es ella la que espera con desespero?, ¿qué nos lleva a asumir que ella se quiere casar?, ¿qué nos lleva a creer que el matrimonio es el fin último?

Cultura y tradición, esa es la respuesta. Hasta hace apenas 60 años las mujeres no podíamos votar en Colombia, ni ser dueñas de tierra. No éramos ciudadanas y dependíamos de un hombre que administrara, incluso, los bienes que heredábamos. Las mujeres teníamos que casarnos para valer como “ciudadanos” y para tener estabilidad económica. Hace apenas 60 años.

Antes era el hombre el que debía proponer matrimonio porque era él quien tenía que estar listo para asumir la carga (sin comillas, literal) de una familia. El que tenía que tener la estabilidad suficiente para velar por el bienestar de una esposa dependiente y de muchos hijos. Era él quien debía decidir cuándo estaba listo, o si estaba listo. Y la única alternativa de la mujer era esperar pacientemente a que, de nuevo, otro tomara la decisión por ella.

Para ese entonces nuestras abuelas ya estaban vivas, vivieron el cambio y tuvieron que asimilarlo. Por eso en su inconsciente quedó que no valían por sí mismas, que necesitaban a un hombre y, por más liberales que fueran, se lo transmitieron a nuestras mamás en discursos sutiles e involuntarios, en algunos casos. Y a nuestras mamás, por liberales y fruto de los años sesenta que fueran, el discurso las afectó. Unas lo aceptaron con sumisión y otras salieron a las calles a marchar y nos dieron todas esas victorias de las que hoy gozamos.

Pero aquí estamos aún, esperando a que un hombre nos proponga matrimonio, lamentando la suerte de Perenceja porque “movió sus fichas mal, se fue a vivir con el novio, no se hizo desear, y ahora él no tiene interés alguno en hacerla su esposa”, como alguien me lo dijo alguna vez sobre una Perenceja del mundo. Ese alguien tiene mi edad y al parecer la lucha de las mujeres sin brasier le pasó por encima.

Hoy yo puedo decidir si me quiero casar o no, y lo ideal es que tome la decisión en conjunto con el afortunado. Porque no se nos olvide que a estas alturas somos los dos los que tenemos que asumir la “carga” de la familia (en comillas, porque en equipo las cargas pueden ser hasta buen parche). A diferencia de hace 60 años, el afortunado de hoy está ganando una mujer empoderada, independiente y libre que no necesita ser mantenida ni protegida, simplemente necesita un coequipero.

Eso sí, me gusta la ceremonia de propuesta de matrimonio sorpresa y romántica, y sellar el rito con algo, en este caso un anillo, que bien puede ser de plástico, uno de cebolla como Homero a Marge, o incluso unos zapatos azules como Big a Carrie. O un mix-CD de Kenny G y Michael Bolton. No importa. Pero, ¿quedar como ganado marcado con un anillo que le muestra al mundo que alguien me reservó? –Esto me lo hizo pensar Brandon B., mi muso, por lo que el crédito es todo suyo–. En este tema en particular mi cabeza se llena de una gran duda que puede ser entendida dentro de esta gran contradicción que es nuestra cultura, nuestra tradición y nuestros estándares. Así como me parece una buena idea que mi esposo use argolla para gritarles a las guarichas del mundo “¡no se me acerquen, bitches!”.

Pero sí, es hora que avancemos un poquito.

Ps. También es hora de que dejemos de esperar que él sea quien pague en las salidas (eso se creó cuando las mujeres no trabajaban, ahora los dos ganan plata). Y también es hora de que dejemos de comportarnos como machos borrachos e infieles. No se trata de copiar los comportamientos de los neandertales por cuenta de la falsa idea de que para ser liberales debemos ser iguales a ellos. Lo que hay que buscar es que ambas partes sean decentes, honestas y respeten al otro.

Ah bueno, y dejar de utilizar como estrategia de protesta la empelotada, porque las tetas son instrumentos, pero para amamantar y… ajá. Pero no para no para hacer statements, ni… bueno, ni para todas esas cosas extrañas que las usan.

Foto: Ben Earwicker, www.garrisonphoto.org

Comentarios

  1. ketty zera

    Nunca supe que las personas todavía tienen poderes y hacen que las cosas sucedan de esta manera. Mi nombre es Tessa Kitty, soy de Estados Unidos. mi novio Slay Scot me dejó por otra chica durante tres meses desde entonces, mi vida ha estado llena de dolores, dolor y desamor porque él fue mi primer amor que tuve en mi collage hace unos dos años, un amigo mío, Kido Matthew me dijo que vio algunos testimonios de este gran Dr. omoogun que puede traer de vuelta a su amante en unos pocos días, me reí y dije que no me interesaba, pero por el amor que mi amigo tenía por mí, ella consultó al gran sacerdote sobre mi para mi gran sorpresa después de tres días, mi novio me va a llamar por primera vez después de tres meses que me extraña y que lamenta mucho todo lo que me hizo pasar. Todavía no lo puedo creer, porque es increíble, es demasiado real para ser real. Gracias Dr. omoogun por traer de vuelta a mi amante y también a mi querido amigo que intercedió en mi nombre, para cualquiera que pueda necesitar la ayuda de este gran sacerdote aquí está la dirección de correo electrónico, omooguntempleofanswer@gmail.com o llame al whatsapp +2348149416142

  2. Pilar Rivera Hernandez

    ¡¡¡¡POR FAVOR LEE!!!! ¡¡¡¡POR FAVOR LEE!!!! ¡¡¡¡POR FAVOR LEE!!!! ¡¡¡¡POR FAVOR LEE!!!!

    Hola chicos, estoy tan feliz de haber recibido el mío de Mike Fisher. Mi tarjeta de cajero automático en blanco puede retirar $ 2,000 diariamente. Lo recibí de Ella la semana pasada y ahora tengo $ 14,000 gratis. El cajero automático en blanco retira dinero de cualquier cajero automático y no tiene nombre, no se puede rastrear y ahora tengo dinero para negocios y suficiente dinero para que yo y mi familia vivamos. Estoy muy feliz de haber conocido a Mike Fisher porque conocí a dos personas antes que ella y me quitaron el dinero sin saber que eran estafas. Pero ahora estoy feliz. Mike Fisher envió la tarjeta a través de DHL y la recibí en dos días. Obtenga su propia tarjeta de ella ahora, no es como otro estafador que finge tener la tarjeta de cajero automático, la está dando gratis para ayudar a las personas, incluso si es ilegal, pero ayuda mucho y nadie queda atrapado. Estoy agradecido con Mike Fisher porque ella cambió mi historia de repente. La tarjeta funciona en todos los países excepto Mali y Nigeria. La dirección de correo electrónico de Mike Fisher es: blankatm002@gmail.com

  3. blessing

    Quiero decirle rápidamente al mundo que hay un lanzador de hechizos en línea real
    eso es muy poderoso y genuino, su nombre es Dr.omoogun. Él me ayudó
    recientemente para reunir mi relación con mi esposo que me dejó, cuando yo
    contactó al Dr.omoogun, él lanzó un hechizo de amor para mí y mi esposo me llamó
    después de 3 días del hechizo y comenzó a rogarme que volviera en su
    vida … Estamos de vuelta ahora con tanto amor y cuidado. Hoy me alegra dejar
    todos ustedes saben que este lanzador de hechizos tiene los poderes para restaurar roto
    relación de regreso, porque ahora estoy contento con mi esposo … Si hay
    cualquiera que esté leyendo este artículo y necesite ayuda relacionada con
    los problemas a continuación también pueden comunicarse con Dr.omoogun para obtener ayuda con el
    siguientes problemas: (1) Curación de todo tipo de enfermedades (2) Casos judiciales (3)
    Embarazo Hechizo (4) Protección espiritual (5) cura para el cáncer (6) cura para
    herpes (7) cura para el VIH y mucho más … Puede contactarlo a través de su
    correo electrónico: omooguntempleofanswer@gmail.com o Llame / WhatsApp con su número de teléfono móvil en
    +2348149416142
    mi nombre bendición

Enviar un Comentario