Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Susana y Elvira | mujeres, sexo, amor, hombres y más | 20 de julio de 2019

Scroll to top

Top

70 Comentarios

Cuestión de tiempo

Susana y Elvira

Las mujeres de la familia de Susana tienen el súper poder de Wolverine: les crecen las uñas con tan sólo pensarlo. Las de familia de Elvira comparten el súper poder de poder arreglarse siempre más rápido que cualquier hombre. Pero nos quedaron debiendo la habilidad de viajar en el tiempo, la que comparten los hombres de la familia de la nueva chick flick de Richard Curtis, quienes con sólo cerrar los ojos y meterse en un lugar oscuro pueden devolverse en el tiempo, pero sólo a su propio pasado.

Se los decimos, uno ve una película del creador de Notting Hill, Bridget Jones, Four Weddings and a Funeral y Love Actually con los ojos cerrados. El señor Curtis es un genio de esos que nacen cada tres siglos. Pero como a veces dos buenas y míticas credenciales no son suficientes, nosotras les vamos a contar por qué Cuestión de tiempo (About Time), su nueva peli, es un must. Es de esas que uno ve en cine y seguramente repite porque termina acompañando a las amigas a las que se la recomendó, después compra el DVD y luego ve por siempre en compañía de cobija de cuadros, pote de helado y caja de kleenex.

Los ingleses saben cómo es la vuelta. Saben que el acento, la lluvia, los acantilados británicos, un taxi negro gordo y esas casas de campo tan características, son suficiente para lograr una atmósfera romántica y profunda. No vamos a decir que su par gringo sea peor por cuenta de la parafernalia, persecuciones en puentes y taxis amarillos siempre conducidos por inmigrantes o hippies. Digamos que, simplemente, son diferentes.

La idea de Cuestión de tiempo no es la más original del mundo: viajar en el tiempo. Hollywood ha utilizado el recurso hasta el hartazgo, pero un viaje en el tiempo nunca había sido tan romántico, ni tan encantadoramente anaranjado como en esta peli. Es como si Marty McFly lo hiciera todo por amor y no solo por ganar apuestas y vencer a un bully. Bueno, aunque Tim Lake, el protagonista de Cuestión de tiempo, hace varias Deloreanadas antes de entender el verdadero poder de viajar en el tiempo, que es, regresar al pasado con sabiduría. Una reflexión poética, pero no les vamos a chiviar la película.

Definitivamente hay algo en los productos ingleses, en especial del señor Curtis, que llama al llanto desgarrado y a la aspiración romántica: ¿Dónde está mi One que viaja en el tiempo y es capaz de derribar preceptos de la física básicos con tal de tenerme contenta? ¿Dónde está mi One que viaja en el tiempo para tener la oportunidad de vivir dos veces el mismo insoportable día sólo por tener el doble de tiempo con los que quiere? ¿Es acaso mi One un pelirrojo encantador, que me comprueba que los terribles mitos que rodean a los pelirrojos son solo envidia de los tantos que no tenemos ese gen recesivo?

Porque les vamos diciendo, que los pelirrojos están escalando con fuerza nuestra pirámide masculina, empezando por Damian Lewis de Homeland, pasando por Dexter y terminando por nuestro nuevo adorable Domhnall Gleeson, el viajero del tiempo. It’s ginger time, bit&%$/es.

¿O será Rachel McAdams? Porque es que nunca habíamos llorado tanto con una película como en ‘The Notebook’. Aunque, viéndolo bien, lloramos más con los viejitos que con ella. Pero, total, es una bella diva que ni un mal pelo escénico la afea. Ahora debemos abrir un paréntesis: Por bien de la humanidad, esperamos que a nadie en el planeta se le ocurra llegar un día a la peluquería con una foto de la McAdams en Cuestión de tiempo a pedirle al peluquero que la deje igual. No, no y no. Sólo a ella le pueden cortar ese capulín y verse linda. Cerramos paréntesis.

Pero no le pedimos al mundo un One que viaje en el tiempo. Mary (Rachel McAdams) es afortunada en su propia y extraña manera. Solo pedimos que nuestro One, además de ser galante, divertido, y todo eso que ya sabemos, sea capaz de sentarse con nosotras a compartir cobija, ver historias de amor como ‘Cuestión de tiempo’ y moquear un poco sin esconderse. O mejor aún, que nos acompañe a verla en cine.

Oh por dios, ¡Idea! Pongan a sus chicos a prueba y díganles que las acompañen a ver la peli. Esa sería una buena “pruebita de amor” femenina: someterlo al “chick flick treatment” y ver si moquea en silencio, si sale con ojo aguao, o si sale furioso a clavarse cuatro horas seguidas de Fox Sports. Así comprobarán qué tan dignos de ustedes son.

PD: Felicitaciones a los que participaron en nuestro mini-concurso e irán a ver ‘Cuestión de Tiempo’ el jueves 24 de octubre. Igual no se olviden que la película la estrenan en cines el viernes 25 de octubre.

Foro: ¿Cuál sería el don / habilidad / súper poder que quisieran que su One tuviera? (dejen sus respuestas en el espacio de comentarios).

Comentarios

  1. Ana

    Y qué pasa si se quedó dormido? De verdad que uds me acaban de sacar de una súper tusa con tanta experiencia compartida. Bacanos sus escritos.

  2. Laura

    A Rachel McAdams ya le han tocado dos viajeros del tiempo 😛

  3. Tatiana

    Mi historia les interesaría, me enamore de un británico al mejor estilo chick flick, vino por mi a Colombia y fui por el a Inglaterra. Hoy día ya no somos pareja, sin embargo es la hora y ninguna película hace que lo olvide y me enamoré aunque sea por 5 seg de otro.. Hasta pensé será que me hecho algún brevaje de por allá!! Hahaha ya puedo vivir con la soledad pero en serio pienso que si este aparece algún día, ese día me caso! Solo les quería contar. Ojalá pudieramos charlar!!

  4. vanelu

    Excelente! !

Enviar un Comentario