Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Susana y Elvira | mujeres, sexo, amor, hombres y más | 24 de octubre de 2014

Scroll to top

Top

12 Comentarios

Genaro el poeta y su musa

Hoy se celebra el día internacional de la poesía, y esta es la excusa perfecta para contarles la historia de nuestro amigo Genaro, el poeta fuma pipa. El pobre tuvo que cumplir 28 y tener un corazón roto para entender que su método de conquista (enviarles poemas a sus tragas) estaba mal enfocado.

Genaro era el hijo único de un profesor de literatura de colegio y de una poetisa hippie que tenía un puesto de velas en Usaquén. Hasta los 15 años, su canción favorita fue ‘Los Americanos’ de Piero, la cantaba con los ojos cerrados, gritando entre estrofas arengas en contra de los capitalistas imperialistas gringos. Su primera borrachera fue con canelazo.

A Genaro le llegó la pubertad creyendo que los sacos de lana de Otavalo eran cool, e ignoraba que cuando le caían unas cuantas gotas de agua, el olor a chivo no era un afrodisiaco sino en espantadisiaco. Lamentaba no haber nacido antes para vivir el fulgor de Mercedes Sosa.

A Genaro lo conocimos en su época de cuentero de Usaquén, cuando Virginia se le acercó después de una presentación a felicitarlo, pues según ella, “le movió las fibras”. Del saco, será. El cuento, en realidad era una fábula sobre una oveja que se casó con un león, pero Virginia no entendió la moraleja.

Él se enamoró de Virginia y empezó a enviarle poemas que llenaron nuestro años de universitarias de arte, piedras y chistes de mal gusto. Era un buen tipo, pero estaba más equivocado que Rebecca de Alba con Ricky Martin.

Virginia empezó a desencantarse, no por sus poemas, sino por la barba de tres pelos que le llegaba a su magro y platanero pectoral. El decía que ésta era el equivalente a la trenza que María le envió a Efraín. Virginia nunca entendió.

Un día, Virginia se emputó con su rasguñapiedra porque recibió un poema que por fin creyó interpretar. El poema rezaba:

Tu, mi Venus de Milo
Tu, mi pedazo de cielo
Tu. Tu. Tu.

Yo, tu cielo de abril
Yo, tu hombre febril.
Yo. Tu. Yo.

Nosotros.

Virginia en principio se emocionó como cada vez que recibía uno de esos poemas. Por primer vez le dio por tratar de entender el mensaje y buscó “Venus de Milo”. Cuando vio a la morraquita blanca y rechoncheta, estalló de la ira. Según ella, Genaro le estaba diciendo “rana platanera con sobrepeso”, a pesar de estar recién desempacada de tres semanas en San Andrés. Lo botó sin piedad y juró que nunca más se metería con alguien al que no le entendía lo que decía.

Genaro se volvió popó, nunca entendió el por qué del desamor de Virginia, pero aprendió una gran lección para su vida. Que su target no eran las Virginias, sino las Catalinas A.K.A “Gea Fértil”, porque a él nunca nadie le dijo que las primeras pertenecen a otro gremio: las que encuentran más arte en un reggaeton que en una descarga de improvisación de una banda tributo de Serú Giran.

Comentarios

  1. Natasha

    MI NOVIO ES UN GENARO!! ando mamada de que me regale maricaditas como pedazos de madera con poemas escritos… si, divino… pero que eso te llegue cada mes “porque salir a cenar es muy costoso” no tiene presentacion

  2. chistoso

    JAJAJAJA muuy gracioso, para mi esos poetas muy lindos y todo pero para tener una relación sentimental tal vez no! aparte que insultan la inteligencia ne gente normal con sus poemas o cuentos que solo ellos entienden

  3. Claro que si

    Yo también creí que los cuenteros y hippies tenían su algo, pero no, no tenían nada.. Qué oso.. Mejor los tan aclamados hispters, que no es más que el hippie de antes pero con plata, aunque se las dan de “guerreros” pero todo se lo pagan papá y mamá..

  4. mi bella llorona

    Virgi, virgi virgi Q loca eres para no decirte brutica jijiji que rana platanera gorda….bueno le hizo un favor al pobre man, ella no es muer para ese tipo de hombres.

  5. Zu

    Creo que todas hemos tenido a un Genaro de amigo y en el peor de los casos de novio

  6. La Antiprincesa

    Pues yo soy una mamerta – eso fue lo que me dijo, según un amigo bien letrado, un estudiante de Howarts entradito en años – a mi que me endulcen el oído a punta de labia (más fina que barata) me encanta!!!

    Aún no le he hecho caso a una amiga que me dijo que si quería ser exitosa en la vida, tenía que borrar a Silvio Rodríguez de mi playlist.

    Soy feliz siendo mamerta y tirapiedra (en sentido figurado porque sería garrafal donde fuera literal!!! La puntería no es una de mis cualidades) y si existe por ahí uno que lo disfrute, maravilloso… De lo contrario seguiré feliz con mi vibrador que sabe como responder a mis necesidades a cambio únicamente de sus pilas AAA.

  7. Jeison Len

    Moraleja: “Cuídate de los que saben escribir pues tienen el poder de enamorarte sin siquiera tocarte.”…siempre y cuando entiendas que te escriben.

  8. MARIA

    Los poetas ficticios – ” ficti”, para mi, tienden a escribir lo mas complicado para explicar lo mas sencillo. Por que caramba, tienden a complicar las cosas. cursis. No necesariamente los poetas son buenos hombres.

  9. Diana

    a veces las mujeres no sabemos apreciar esos de talles, no valoramos ese esfuerzo de algunos hombres, (los cuales ya son muy pocos) que se toman el tiempo de escribir.

    Por viejas así es que se pierde parte de los hombres buenos y aparecen mas mujeres que prefieren que se los restrieguen bailando reggaetton, que un buen poema. :/ :/ :/ :/ :/

  10. fabian santos

    pues que embarrada por el pobre tipo y elvy cumpliste el sueño de mas de un@ salir con un poeta y ser la musita como diria critian grey

  11. Vending Johnny

    Este post me acuerda de Murakami y su último libro 1Q84. La percepción que me queda es que, al igual que él, se están quedando sin ideas.

  12. Pala

    Ay no! Que pecado! Lo peor es que me dio pena porque yo si fui a ver cuenteros en usaquen!

Enviar un Comentario