Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Susana y Elvira | mujeres, sexo, amor, hombres y más | 23 de octubre de 2014

Scroll to top

Top

6 Comentarios

Somos, finalmente, de carne y hueso

Ordinary is the new cool. Digamos que “lo normal está de moda”, pero me siento como Pilar Castaño y me dan unas nauseas repentinas. Así que pido una licencia idiomática para ratificar lo que se viene diciendo desde hace algún tiempo: ya no tenemos que fingir ser seres de luz rosados y benévolos porque así no es la vida real. Gracias Hollywood, gracias literatura.

Lo digo con ‘Silver Linings Playbook’ como coyuntura. Se pueden hacer películas de amor sin caer en los clichés manhattanianos, sin damiselas en apuros con dramas emocionales tan serios como los de una porrista con máscara. Aunque no me han diagnosticado trastorno bipolar, ni he agarrado a mi esposo tirando en la ducha con alguien más, me siento más identificada con cualquiera de los personajes de esa película que con los de ‘Uptown girls”, ‘Confessions of a Shopaholic’ y compañía. Soy, finamente, de carne y hueso.

Ahora, por fin, están entendiendo que las mujeres normales no parecemos esposas de traqueto, gracias a una cool Lena Dunham que muestra su otrora-no-bella figura cada semana en ‘Girls’ (serie de la que no me declaro fan, por cierto). Sí, cuando cumplimos 30 a las mujeres de carne y hueso se nos caen las tetas un poco, es más difícil marcar un músculo en el gimnasio, y los kilos que se ganan con un simple helado no se bajan corriendo 40 minutos. Y ni hablar del equipaje acumulado.

La tendencia vino también con algo que nunca pensé que sucedería: es cool ser nerd y geek por cuenta de ‘The Big Bang Theory’. Si alguien me hubiera dicho en 1992, cuando estaba enamorada de Brandon Walsh, que tener problemas sociales, no poder levantar viejas y andar en un laboratorio de física sería alabado y aceptado, no lo hubiera creído.

Y hay un libro que destaca el poder de lo introvertidos. Confieso que siempre he creído que la gente que no anda por ahí cacareando logros y emociones es más inteligente, pero también llegó el momento en el que sentí que debía cacarear para triunfar en un mundo de gallinas. Así que ya ni se a qué club pertenezco.

Pero somos borregos y una vez algo toca la pantalla lo glorificamos y aceptamos sin tapujos. Así es la vida, y no voy a pelear contra eso porque me declaro un borrego más.

Bienvenido sea el cambio. Gracias Hollywood y amigos por tratar de quitarnos pesos y máscaras. Ojalá la versión 2.0 de esta campaña sea dejar sin trabajo a Snooky y a tantos neandertales panzones que no entienden por qué a sus novias también les sale panza. Que también pierdan su lugar en sociedad todos los ilusos que van por el mundo de flor en flor sin entender que la vida no es fácil y viene con uno que otro drama. Esa es la vida real, qué le haremos.

***

Hace algunos años escribí un post titulado ‘Sorry, así somos las mujeres normales’  que, aunque va por otro lado, ratifica esta oda a la realidad real.

Comentarios

  1. Luisa Fda O.S

    Excelente, como recomendación les dejo un texto de Estanislato Zuleta, que tiene que ver mucho con los sueños que nos son creados en la menta debido a crecer en un mundo donde vemos historias felices en Hollywood, y únicamente deseamos un pañito de mermelada, cuando lo que verdaderamente deberíamos desear es “vivir” y no una perfección construida por la sociedad, aquí va, vale la pena leerlo: http://www.elabedul.net/Articulos/el_elogio_de_la_dificultad.php

  2. cindy13810

    excelente post¡¡¡

  3. Pualis

    Que buen post! Recien vi Slver Linings y me parecio increible. Amo leer escritos como estos que nos hacen sentir que no tenemos que ser unos superheroes porque es mejor ser una mujer normal, como yo, como ustedes y como todas las que las leemos y esperamos ansiosas cada uno de sus escritos. A y la segunda temporada por favor! Que viva Susana y Elvira! Las amo!

  4. okcam

    Me gusta mucho la honestidad de tus palabras aunque se me escapan varias de tus referencias anglo.

    Concuerdo totalmente con lo de los borregos y creo que todos lo somos de un modo u otro; lo que pasa es que las particularidades del parche en el que crecemos y nos vamos haciendo adultas es lo que determina nuestros arquetipos y las heroínas a las que queremos parecernos.

    Por ejemplo, mientras unas quieren estéticas a lo Paris Hilton o Cristina Aguilera, otras se identifican con la Mencha y Sara Corrales (Tengo que admintir que hasta para mi suena Retro referirme a Margarita de Francisco como “La Mencha” jajaja!). Ahora, las niñas de hoy están creciendo con la imagen de Selena Gómez si ven los canales gringos del cable, o con la de Marbelle y Marcela Mar si ven RCN.

    Al caso, vienen siendo vainas muy parecidas, pero lo bacano es pillar los interesantísimos sincretismos que podemos observar entre Cristina Aguilera y la Abuela Rosita, ya que la cantaleta de la niña buena (“que se hace respetar”) termina rayando el disco duro y se incorpora como pieza forzada en el rompecabezas de nuestros valores e ideales de mujer… Sí esa cantaleta que nos repiten tías, abuelas y mamás para protegernos de “meter las patas” o “tirarnos la vida” con el siempre mítico y temible embarazo adolescente.

    En fin, las mujeres de nuestras vidas, han hecho muy bien su trabajo, lo han hecho también los medios y ahora conviven en la mente femenina las ideas polifónicas y contradictorias de las dos fuentes para, finalmente, amalgamarse en lo que a los hombres les cuesta tanto trabajo entender… que el cambio y la variedad femeninas son completamente normales; que hoy te puedo decir que sí y mañana te puedo decir que no, que hoy no te quiero ver, pero que mañana te quiero comer… y pasado mañana otra vez no!

    Qué se puede decir? Las mujeres normales somos así? jajaja

  5. María

    https://www.facebook.com/photo.php?v=10151734748226258

    Les dejo este video sobre una nueva campaña de lo que de verdad es ser una princesa, dirigida a las niñas. Ya va siendo hora de que la versión infantil de los chick flicks cambie, y así tal vez las generaciones más chiquitas no sean tan pendejas como nosotras (yo soy más joven que ustedes y de todas formas las de mi generación caemos todas en la misma pendejada de sentirnos unos gurres asquerosos y que vamos a morir solas).

    P.D. Amo como su blog siempre me hace sentir mejor jajajaja

  6. Juliana Bastidas Angeñ

    EXCELENTE…. Son las mejors me gusta mucho sus escritos

Enviar un Comentario