Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Susana y Elvira | mujeres, sexo, amor, hombres y más | 25 de marzo de 2019

Scroll to top

Top

30 Comentarios

Las 50 pintas del Negro. Quinta entrega

Elvira

Nos dejamos abrazar por las olas, por el vaivén del viento y el son de los tambores. Me transporté, junto a él, a un  territorio inexplorado.

No logro entender muy bien esta cadena de sucesos. Pero es mágica, tan mágica como él. Mis pies sienten el agua salada del mar. Doy brincos como una niña pequeña, como si fuese la primera vez que veo el mar. Es tan azul, tan amplio. Me pierdo en sus ojos, él en los míos.

Me toma de la mano y me acerca a él. Y como una ola cuando se rompe, me da un beso que me paraliza. Casi no puedo respirar. Juega con mi pelo, acarcicia mi cara y nuestros labios se unen nuevamente detendiendo el tiempo.

Estamos sólo él y yo. Los bañistas se desaparecen, así como los que pasan en bicicletas vendiendo cocos.

“Eres una mujer valiente”, me dice El Negro mientras me alza y me regresa a la playa. Vuelo. No quiero dejar de besarlo, me fundo en él como salsa de chocolate caliente sobre un helado de vainilla.

***

Salimos del restorán, nos tomamos de las manos y caminamos sin rumbo por las calles de La Habana. El calor de la noche y la suave brisa marina nos envolvía en un silencio que nos invitaba a desahogarlo. Pronto. Corrimos, nos besamos, bailamos hasta el amanecer.

“Es hora de regresar”, me dijo el Negro entrada la madrugada. Llamó a uno de sus hombres, su mano derecha en el extranjero, y de inmediato llegó el auto. Una camioneta enorme, como las que usa en casa, pero que desentonaba con lo que se ve en las calles de La Habana.

Me dio la mano y me invitó a subir. Me recosté sobre su hombro y me quedé dormida. Estaba exhausta. Podía sentir las suaves manos del Negro acariciando mi cabello y mi cuello, y cómo tomaba mis manos para besarme con ternura los nudillos.

***

El ruido me levantó de un sopetón. No entendía nada. Sólo veía luces rojas y verdes encandelillándome los ojos. Estaba desorientada, no entendía qué sucedía. Aún estaba en la parte trasera del auto. Sola. La puerta de Ubeimar estaba abierta, al igual que la del conductor. El ruido era enrordecedor.

Me incorporé y traté de abrir la puerta. De repente escuché la voz gruesa del Negro que provenía de fuera que me gritaba, en son de advertencia, su voz desgarrada y cansada:

“¡QUÉDATE EN EL AUTO! ¡NO ABRAS LA PUERTA!”

Le obedecí. Me tendí en el piso del auto y cubrí la cabeza con las manos. Estaba aterrorizada. Escuchaba las sirenas, un helicóptero sobrevolándonos, podía ver un foco enorme que provenía del cielo que enfocaba el auto. No sabía qué hacer, quería correr, quería gritar, quería ver qué estaba sucediendo, pero mi cuerpo estaba paralizado del miedo.

Se abrió la puerta de mi lado del auto y entró el Negro como un súper héroe. Me tomó las manos y luego me cogió la cara y fundió su mirada en la mía. Podía ver el miedo en sus ojos, estaba agitado y sus manos temblaban. Nunca lo había visto así.

“Lo siento Elvira. Nunca quise que te vieras envuelta en esto. Ya sabes, soy un hombre complejo, y mis negocios son aún más complejos. No tienes por qué estar envuelta en ellos. Lo siento”. Me dijo con voz apagada y con una tristeza que me rompió el alma.

Abrió la puerta del auto nuevamente, salió con las manos en alto y gritó algo que no pude entender. Se alejó del auto y de repente un hombre que parecía una mezcla entre un guerrero medieval y un Stormtrooper se acercó y me ordenó que me bajara apuntándome con un fusil. Obedecí.

Pude ver la escena finalmente. El conductor tendido en el piso y rodeado por cinco Startroopers que lo apuntaban con enormes armas, y a lo lejos El Negro, encadenado y escoltado por tres hombres, caminaba hacia el helicóptero. El Negro volvió y me miró con vergüenza. Uno de los hombres lo empujó por la espalda para que mirara hacia el frente.

Lo vi desaparecer. El helicóptero se elevó y de repente las calles retomaron el silencio. Las luces se apagaron y vi la suave luz del amanecer posarse sobre mis ojos. Sentí el calor del sol. El hombre que me escoltaba se quitó la máscara y me empujó para que me fuera.

Caminé sin rumbo. Estaba en La Habana, no había pedido venir. ¿Cómo me regresaría? ¿Quién es el Negro? Mi cabeza no se detenía. Pensaba mil cosas, ningún pensamiento claro llegaba a mi mente. Veía una y otra vez los ojos tristes de El Negro, ese momento en que me dijo adiós.

***

Quince años después: Ubeimar, alias “El Negro Grande de Colombia” es dado en libertad en Panamá, después de ser recapturado en una operación conjunta en Bélice. No se conoce el paradero de Elvira d’Acero, alias “La Metalera del Amor”.

FIN

Primera Entrega

Segunda Entrega

Tercera Entrega

Cuarta Entrega

 

Más miniseries de Susana y Elvira AQUI

Comentarios

  1. Ktalina

    Que buena historia…. espero más.

  2. Pilar

    juajajajajajaj…. me parto, genial.

  3. joha

    que historia me sentí tan bien leyendo recreaba en mi cabeza cada cosa que pasaba en mi cabeza envuelta en cada momento fue espectacular

  4. Soloyo!

    Interesante… Ubeimar Grey… jajajajaja… Me pasó lo mismo… jamás pensé que me leería eso libros.. 2 días después.. ya me los había leído.. pero muy buena tu analógica historia…

  5. Pao

    mori de risa!!! ese libro estaba en lo proximo a leer, pero ya no quiero gracias elvi!!!

  6. María Camila

    Me encanto!!! Como todo lo que hacen ustedes ? son las mejores!

  7. kristall

    Jajajaj amé esta historia :)

  8. Malibu

    muy pero muy bno me atrajo y me atrapo que final tan difícil pero genial :)

  9. Luna

    Excelente, me diverti mucho…..creo q es el tipo de aventura q soñamos tener….

  10. Leare

    Como va a terminar asi??? noooo pero bueno no se esperaba entonces esta bueno! =)

  11. Leidy

    Jajajajaajaja…..Genial!!!

  12. Pilar

    Muy buena la historia, quisiera comentarte que en este preciso momento paso algo similar con alguien , cosa que me da miedo por que no se si los negocios que me pinta son realmente esos negocios o debajo de todo eso hay algo en lo cual yo me pueda ver involucrada.
    Pero bueno tu historia esta excelente.

  13. Rafaela

    Excelente historia, y he incorporado los siguientes términos a mi vocabulario:

    – que narices haces?? jjaajaj “narices”
    – levanta su labio como Pitbull jajajajjaja
    – me fundo en el como salsa de chocolate en helado de vainilla jajaajjaja no jodaaaaaaasssssssssssss

  14. SILVIA

    noo! ome que historia mas buena!

  15. andrea

    ufff¡¡ q paso , la historia estaba buenisima hasta este terrible final , pero en fin fue una madrugada entretenida :)

  16. Sonya

    ‘Tons? nada nuevo por acá??

  17. Zara T

    umm… buen comienzo, a medida que avanza en declive, final perversamente malo! … y si eso es solo el primer libro, como sera la trilogia completa? …

  18. adri

    No no me lo he leido.

  19. Pualis

    adri como que no entendiste nada. Si pensabas que era en serio conoces poco a nuestras queridas S y E. De eso se trata, de ser cursi porque asi es ese libro. Ya te lo leiste? yo lo iba a leer pero me arrepenti cundo lei esto porque si entendi que esto era una parodia

  20. adri

    Yo a ustedes las quiero mucho, me lei todas las entregas y eso si estaba cursi y malo. Ponganse serias que estoy de viaje y quiero leer algo mas entretenido y cotidiano.

  21. Ferenc

    …en serio? si la parodia es sobre el librito de las sombras de Grey, asumo que es más malo que ser amigo de José Miel

  22. Laura

    Se nota que te cansaste! Lo entiendo, que pereza escribir esos huesos!
    Me dio curiosidad leer el libro, le pregunte a una amiga, lo conocía y me lo paso, lei la Sipnosis y casi vomito, que asco! Y no entiendo como la gente puede leer tremendas estupideces… pero, en fin, cada cual con sus gustos!
    Chevere Elvira que te mamo!

  23. Johanna.

    JAJAJA… Qué disparate!

  24. Lola

    Empezo bien y termino en este estado tan desquiciado porque claro, asi es el libro! me encanto, es tan absurdo tan absurdo… buenisimo. me rei un monton. Buena parodia. Que señora cagadota que te metiste encima de Grey. Muy bien!

  25. YoNoMeLlamoJeremías

    Esta miniserie empezo muy buena y termino pareciendo a la realidá de E.L James y la primera entranga te deja enganchado y después sigues leyendo a ver si mejora, pero no.

    Asi pués termino como lo que era, La parodia de algo malo no podía ser mejor. En modo: waiting for la segunda temporada.

  26. VaLeRiNa

    “…Es que uno sí tiene una capacidad de aguante al ridículo cuando está con alguien…”
    Definitivamente la mejor entrega, la primera! Logras enganchar muy bien…pero de resto, que ridiculezzzz…JaJaJaJaJa Queda bien claro: Las Cincuenta Sombras de Grey pero ni a patadas…!!!

  27. S0LECIT0

    ¡¡¡¡¡PLOP!!!!! …….

  28. paolamun

    wow, excelente :)

  29. Ubeimar

    Sabia que mi dinero era malhabido

  30. Catalina H-

    No jodás! JAJAJA! que final mas poco esperado!

Enviar un Comentario