Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Susana y Elvira | mujeres, sexo, amor, hombres y más | 26 de abril de 2019

Scroll to top

Top

17 Comentarios

Tengo derecho a escogerlos churros

Susana

Ahora dizque la culpa de nuestros fracasos amorosos es nuestra, por tener a la belleza física como un criterio de selección. Que porque los churros son menos fieles y estables, según unos estudios recientes publicados por una madre cuarentañera. ¡Popo de toro!  Me parece una excusa mediocre para la infidelidad y la estupidez masculina, aunque le encuentro sustento en mi experiencia.

Pero vamos por partes. ¿Churros colombianos o churros extranjeros? Los churros colombianos son un asco. Todavía los consume el machismo neandertal según el cual es más macho al que más se come y más duro lo grita. Si tuviera que resignarme a un churro colombiano le daría la razón a la autora: prefiero un feo boyaco a un “adonis” de cualquier zona del país (btw, ¿no es la palabra “adonis” la más ñera y tonta del idioma español?). ¡Es que son una ceba! Tienen el ego en la luna y creen que se las pueden comer a todas porque su belleza -mediocre o excesiva-  se sale de nuestro patrón muisca. De hecho muchas se les abren de patas porque son encantadores y sobresalen en el mar de fealdad que es cualquier bar colombiano. ¿Pero los churros extranjeros también? Conozco a un par que son bien aterrizados. Pero no sé, el estudio fue hecho fuera de Latinoamérica. ¿Entonces pierdo las esperanzas?

No me importa sonar como una pobre tonta superficial, pero es que estudié en un colegio repleto de gente cruel donde los feos eran menospreciados, objetos de burlas, insultos y golpes. Yo no quiero eso para mis hijos. Si me caso con un feo seguro seré tan de malas que mis genes serán los recesivos y mis pobres retoños serán unos adefesios. Se convertirán en las víctimas de una sociedad cruel en la que los pocos agraciados son castigados con malos tratos y menores posibilidades de acceder a un buen trabajo y sueldo. Incluso tendrán pocas posibilidades de conseguir sexo y mejorar la raza.

Además, no me gustan los feos. Lo mío es una tara o patrón que bien podría responder al instinto más básico. Me gustan los extrovertidos, fuertes de caracter y churros. Por eso me ha ido como me ha ido. Solo una vez un feo ha sido merecedor de mi amor calenturiento. Su nombre era Liam y lo conocí en Washington D.C., me lo presentó un amigo, Craig.

Craig, por una parte, era absurdamente churro. Tenía un cuerpo delgado y atlético fruto de las clases de yoga que dictaba dos veces por semana. Tenía un lindo tatuaje en su homoplato y bajo la lluvia washingtoniana su camisa oficinera se le pegaba como en una película porno de alta factura. Pero era tan aburrido como un helado de vainilla dietético. Entonces cuando Craig me presentó a Liam morí. Era feo, morenito y orejón con un poco de panza y varias canas; pero tenía esa maldad que es tan interesante y me gusta tanto. Liam bailaba salsa como gringo (lo que a veces puede ser extremadamente sexy), charlaba delicioso, echaba carcajadas y ostentaba un humor negro bien parecido al mío. Amor. Amé a Liam a pesar de su fealdad. Confirmé que el concepto de fealdad es subjetivo cuando hay actitud y empatía.

El resto de mi historia ha estado repleta de churros, y medianamente churros que se han creído los dueños de la manada. Perros grasientos, follones, inestables y convencidos. Confirman la teoría de la madre cuarentañera. Creo que por uno de esos la Madre Teresa se entregó a los hábitos.

Por ello puedo decir que quiero un lindo-feo. Que no sea horripilante, pero no quiero al más churro. Algo que vaya más a tono con mi idea de “Adam Sandler le patea el trasero a Jude Law”.

Pero aquí aparece de nuevo Ramón (¿se acuerdan de mi demonio interno?) y me azota con inconsistencias y dudas: ¿churro o no churro? Es que soy tan básica y realista que puedo aceptar sin pudor que quiero un hombre que garantice la belleza de mis hijos, que me mate de orgullo al entrar a un sitio, que quiera echármelo cada vez que lo vea. Pero no quiero que sea un perro devora-guarichas. Ya veremos qué me tiene preparado este destino chocarrero y chambón. Les contaré.

En todo caso, tengo derecho a soñar con un churro, fiel, sensible y dedicado. En algún lado estará.

* Foto: Tolga Kostak

Comentarios

  1. CASR

    Totalmente de acuerdo, yo también soy así, ademas es muy interesante que su churres no aparezca solo en la oscuridad con 1 y media de guaro encima, ademas, díganme sino, es muy placentero verles las caras a las “amigas” cuando uno pasa con semejante trozo en frente de ellas y uno con cara de “mírelo, mírelo, no que no”. Aun así, creo que Buen Polvo mata churro.

    PD: SON GENIALES AMBAS.

  2. Milena

    Esos son cuentos que uno mismo se echa…yo juraba que no me gustaban los rubios, que eran “ínsípidos” y terminé casada con uno y no sólo eso, los hombres que más he querido en la vida han sido “monitos”. Así que es absolutamente relativo de quien nos enamoramos o quien nos mueve el piso… te veré Susana…nunca digas de esta agua no he de beber.

  3. Otramérica
  4. Soledad Márquez

    MariaE tiene razón con lo de los cánones de belleza, la verdad el tipo con facciones “indígenas” no es sinónimo de feo ni el tipo “extranjero” es un churro… salí una vez con un tipo alto, blanco, de ojos verdes, cabello rubio y era precisamente uno de mis fenómenos, así como era de alto era flaco, su pelo era demasiado esponjoso y además tenía una larga barbilla jalando a belfo… ¿qué vi en el sujeto? una mirada lastimera que daba pesar y ganas de patearlo al mismo tiempo, además ejercía mi derecho constitucional a cometer mis propias estupideces. Sin embargo insisto que un feo puede tener muchas cosas interesantes.

  5. As

    Muy de acuerdo con Ferenc, aunque soy muy joven siempre me han preguntado que tipo de hombres me gustan? Y yo jamás se responder, o bueno con características físicas,por que es que NO SÉ!, simplemente me gusto,algo tendrá, aun así el físico siempre cuenta,pero no tengo un prototipo elegido, a lo random, por que sí uno se pone con bobaditas de que este no por que tiene tal cosa, termina con el más imbécil. Como vengaaa!

  6. adri

    Ferenc tal cual yo soy asi…. A mi me gustan de todo tipo no tengo prototipo, me gusta el man por algo ahí .. Química supongo y me enamoro!

  7. Sally

    Hay por Dios muero poco a poco y lentamente…!!!!! por un feo.

  8. Ferenc

    …dónde es que es estás, MariaEl, como para ir un rato a pasear la jeta muisca? jajajajaja
    lo de los cánones de belleza más que una cuestión subjetiva o generalizada (por aquello del lavado de cerebro) es una situación que no tiene un parámetro lineal. No de otra manera se explica que al uno volverse “open mind” se encuentre con feas que lo ponen a uno a repensar el modelo de belleza que siempre has llevado en tu cabeza. El problema de la belleza es que es tan fácil de solucionar como una discusión bizantina. Por eso con el pasar de los años decidí que no me gustan las monas (o rubias), las castañas, las flacas, las trozuditas, las de ojos claros u oscuros. A mi, simplemente, me gustan las mujeres…me da lo mismo una belleza chibcha como la Pupuchurra (con todo y su aparente pinta de CDT) o una nórdica como Victoria Silvedsnomeacuerdo….

  9. Sally

    Depende….. la belleza es subjetiva….

  10. MariaEl

    Hay varias cosas que me llaman la atencion de este articulo, entiendo que lo de los canones de belleza sea complicado de definir, pero bueno, no entiendo mucho como nos han lavado el cerebro a todos, que consideramos que lo que es autoctono es simplemente feo…y lo extranjero bonito … la autora habla de “belleza que se sale del patron muisca”, acaso ese patron muisca es feo o una desgracia cntar con el?, “mejorar la raza”, que tiene de malo nuestra raza para pensar en mejorarla?… definitivamente nos han lavado el cerebro… mucha gente en colombia que tiene la piel mas clara, o los ojos claros o razgos que se salen del “patron muisca”, se cree “de mejor raza”? cuando al final solo son descendencia de lo peor de Europa, porq los que llegaron alli eran la mayoria de las veces la escoria de Europa que la unica opcion de vida que tenian era ir a America… yo tambien busco un hombre que a mis ojos sea guapo, pero que lo sea a los mios! no que entre en criterios de belleza tontos… y si supieran el exito que tienen los que tienen jeta de muiscas aqui en Europa… muy tildados de feitos en Colombia pero aqui son unos “adonis” :)

  11. Lulú de la Concha

    Soy exactamente igualita!!!!! “sueno como una pobre tonta superficial” pero es una cosa súper rara. El mejor de los amantes que he tenido ES feo (todo el tiempo lo ha sido) pero muero por los hombre bellos, me gusta que ese humor negro y sádico este acompañado de una bella sonrisa o un cuerpo lindo y pos no los churros resultan ser unos petardos y es aqui donde digo que voy a ser “open mind” jajajajajaj, que voy a dejar que un feo capte mi atención jaaaaa no he podido.!!! Ademas no me parece justo que otra si pueda tener a churros como il signore Phi o Camilo (este es nuevo) !!!! que tal!!!!!

  12. Klaus

    Ayyy si que tragedia con los hombres bellos o atractivos. Salí con uno por 8 meses y me traía como buey… De la nariz. Me llamaba solo cuando le provocaba, o cuando no le salían planes con más nadie. Y yo idiotaaaa. Pero bueno, de tantos desplantes reaccioné y me abrí. Al poco tiempo volví a encontrarme a un amigo de la época de la universidad. Un feíto con muchísima gracia, creatividad e inteligencia. Y me trata como la mássss!!! Nos hemos enamorado y definitivamente ya no cambio a mi feo por nadie!

  13. adri

    El amor no tiene nada que ver con la belleza, pero la belleza si tiene que ver mucho con el amor. De hecho no hay nada en este mundo que no tenga que ver con el amor.
    Lo importante es la química sea feo, lindo, promedio. Preferible promedio interesante, sin traumas y sin ego.. Un hombre que trate a su mujer como una princesa.

  14. Soledad Márquez

    Pffffffff.. Susi, tienes tooodo el derecho de preferirlos churros, son como esos vestidos de diseñador que suelen exhibir en Fashion Police y que te hacen odiar cada célula adiposa mal ubicada en tu exhuberante cuerpo, pero al final esos “churros” que tú llamas carecen de contenido, tanto como esos trajes que no tienes dónde lucir.
    Mi vida sexo-afectiva ha contado con especímenes de circo memorables y con churros insoportablemente imbéciles, a estas alturas, gracias al azar, el destino o Dios (que vio que me porto bien a pesar de todo) el hombre con el que comparto mi vida, muchos de mis sueños y las cuentas, tiene todo lo que se necesita para acompañarme, sin ser un “Adonis” (tienes razón esa palabra es hedionda) y tiene el cerebro que se necesita para mantenerme entretenida con sus conversaciones y hacerme reír aún en mis peores días de oficina.
    Pero, volviendo al tema de los feos, también leí el mentado estudio ese y la verdad creo que nada de lo que dicen es cierto, por mi experiencia particular sé que muchos feos también ponen el cuerno, también creen que pueden limpiarse el jopo con la dignidad de la mujer con la que salen, son engreídos (y en ellos se ve aún peor porque son FEOS) y tienen traumas maricas que creen que uno tiene que soportarles…
    ….aunque también existen unos feos interesantísimos, que te hacen descubrir un poco más de ti misma a través de la confianza que te despiertan, que son maravillosos en la cama (y en las escaleras) y que además después de que los dejas de querer pueden llegar a convertirse en unos muy buenos amigos… ah! y por si fuera poco los retoños le salieron divinos!
    Ojalá encuentres lo tuyo, sea como sea, pero mientras estás en la búsqueda aprovecha y atrévete a probar, quién sabe, tal vez un feo interesante, completo, acaudalado y muuuuuuuuuuuy buen polvo te espere a la vuelta de la esquina.

    PD: Ojalá algún día volvamos a tener el galón de combustible a $4000!

  15. SUSANA

    Hey man, I’m alive I’m takin’ each day and night at a time I’m feelin’ like a Monday but someday I’ll be Saturday night Jajajaja Ferenc, eres el mejor! Gracias por tus buenos deseos. Yo también quiero la gasolina a $4000.

  16. Ferenc

    si claro…estás en todo tu derecho. Espero que todo salga bien para tí, así como espero que el galón de gasolina quede en $4000. Someday I’ll be saturday night.
    pd: realmente, espero que “succedas” y encuentres a alguien asi, porque yo ya estoy ocupado (y aquí es donde todos reímos). Un abrazo.

Enviar un Comentario