Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Susana y Elvira | mujeres, sexo, amor, hombres y más | 16 de septiembre de 2019

Scroll to top

Top

30 Comentarios

Sorry, así somos las mujeres normales

Susana

Siempre he estado orgullosa de mi falta de estrógenos. Esa que me hace ser una mujer práctica, sin ataques de histeria y lejos del cliché porrista-incapaz-de-cambiar-llantas. Soy lo que mi abuelita catalogaría como una “marimacho en tacones y con aretes para cada ocasión”. Como la hija que Cher Horowitz nunca tendría con Chaz Bono.

Pero les digo algo: soy normal dentro del molde del que sacaron varias bellas reproducciones tipo Katty Perry, Elizabeth Gilbert y Meredith Grey. Soy una mujer “normal”, como la mayoría de lectoras de este blog.

Por eso creo que es normal esto que hoy me sucede. Con Elvira nos damos contra las paredes cuando vemos que nos vamos hacia el lado rosa del espectro. “Hay que publicar algo cochino”, decimos después de una serie de posts en los que escribimos sobre la tusa por Pierre, cómo ella se enamoró de su mejor amigo y sobre lo lindo que fue Bruno conmigo aunque nunca hubiéramos follado como enanos en carnaval. Pero nada que hacer, las viejas de verdad somos arrechas y románticas a la vez.

Esta es mi explicación para este ‘mood’ asexuado y sentimental que me invade, y que ustedes ya habrán notado.

Quería que este post fuera sobre sexo cochino contra las paredes, pero no. Hace meses no tengo sexo cochino contra las paredes. Y no porque no tenga el chance.

Conocí a un hombre en mis clases de matemáticas para dummies. En realidad no nos conocimos, nos reencontramos después de doce años. Nos conocimos en un paseo de la universidad. No me gustó en aquel entonces, no me gusta ahora y no se por qué. Pero no me gusta. ¿Sigo pensando en Pierre? Eso no viene al caso. El caso es que me cae.

“Susana, no seas tonta, andas más desparchada que mormón en La Meca, sal con él, sácale una invitación a comer a ‘La Brasserie’ o a esa nueva trattoria que quieres probar. Parcha un rato y después de un par de vinos ves si te lo echas para terminar con ese verano tan salvaje en el que estás”, me dice mi amiga Sinagoga Stanford, una vieja regia que sale todos los fines de semanas con manes diferentes, nunca paga un peso y nunca ha dejado de tirar cuando su hormona se lo ha pedido.

Ya quisiera yo tener un gen de Sinagoga dentro de mi ser. Pero no. Nunca he tenido una cita con un man que no me interesa. Me parece una película de terror: ser amable con alguien que me quiere comer o para el que soy su futura novia, cuando yo no quiero nada. Me parece un pésimo plan y no es honesto. No soy ese tipo de vieja que da esperanzas o marranea a hombres con carro.

Volvamos al tema. Hace meses, mucho meses, que no tiro. No tiré con Bruno, no tiré con Pierre y no he tirado con los “aviones cayendo” que me buscan cada tanto para invitarme a salir y comerme al final de la velada.

A este punto del post mi editora de hace algunos años ya me hubiera mandado a reescribirlo “porque esta nota no tiene una estructura Susana, estás saltando de un lado a otro”. Afortunadamente esto no lo edita nadie. Ni Elvira. Pero es que las mujeres normales pensamos y hablamos así: con hipervínculos.

Entonces, este estadio asexual, romántico y profundo es una novedad para mi. Apenas el año pasado tenía al menos a dos manes a los que llamaba cada vez que mi hormona se alborotaba, tiraba con ellos sin compromiso y “see you later alligator”. Pero terminé con ellos.

Ya no tengo a nadie para llamar en casos de emergencia, ningún hombre cumple mis expectativas y puedo pasar un viernes en mi casa leyendo sin remordimientos. A las viejas normales también nos aburre la diversión. Las viejas normales, así como las porristas que pintan corazones en sus cuadernos y se pasan su juventud buscando esposo, a veces queremos tirar solo con alguien que nos gusta. Las viejas normales también podemos pasar veranos largos sin desesperarnos. Las viejas normales rechazamos salidas solo para no tener que esquivar a manes que al final de la noche tienen más manos que un pulpo. Y las viejas normales también sabemos si alguien se puede convertir en nuestro sexmate apenas lo vemos.

Contrario a lo que queríamos con Elvira, este post no fue sobre una de nuestras mil perversiones y taras, ni sobre una de las tantas situaciones cargadas de sexo a las que nos hemos enfrentado en nuestras promiscuas vidas. Terminó siendo una declaración sobre por qué a veces no queremos sexo, sobre por qué a veces queremos darlo por algo más que placer animal o por alcohol, y sobre por qué a veces las mujeres normales nos sentimos poderosas rechazando propuestas por las que mujeres como Sinagoga Stanford se tirarían en picada. Así somos las mujeres normales.

Comentarios

  1. kristall

    Me siento totalmente identificada!! Solia pensar que yo era anormal , pero ya veo que soy tan normal como la pereza de los lunes :)

  2. nataly pasachova

    A las mujeres normales nos gusta el sexo, a las mujeres normales les da pena andar en bola por cuarto, a las mujeres normales les gusta echar chisme por horas a las mujeres normales les toca actuar mas de una ves en la cama, las mujeres normales comparamos los polvos y las mujeres normales seguimos soñando con el hombre perfecto y lo buscamos en las club de neardentales !

  3. Una normal más

    De esta manera es muy agradable sentirse “una más del (poco) montón”, jejeje, realmente es reconfortante y curioso leer tantas cosas que en algún momento pensé y que me hacían sentir bicho viscoso… soy una más de carne y hueso 😀

  4. Carolina

    “Pero es que las mujeres normales pensamos y hablamos así: con hipervínculos”. Gracias! amé esa parte…

  5. Rafaela

    Totalmente identificada!!

  6. Maya

    “Pero es que las mujeres normales pensamos y hablamos así: con hipervínculos.” … me encantó, es cierto!!!!

  7. cathyjess

    hace tiempo no pasaba por estos lados, y llego y me sorprenden con esto!!! la sacaron del estadio y me uno a ese grupo de orgullosamente normal!! :)

  8. Johana

    Felicitaciones Soledad! Te lo mereces, debo confesar que tanto estos post de Susana y Elvita como tu comentarios y los de las otras personas me han hecho reflexionar mucho, siempre para bien. Espero que te vaya bien en tu matri! FELICITACIONES!

    En cuanto al post, es relajante saber que “yo tambien soy una mujer normal”

  9. Sally

    me estoy imaginando ….. yo casada con alguien jejejejeejjejejeje

  10. Sally

    Ahhhhh !!!! que romanticas que somos!!! tienes razón mi situación…..bueno…. no entiendo bien mi situación pero no quiero que cualquiera me acaricie … mi mejor amiga dice que que no hay nada mejor que hacer el amor con la persona que uno ama…. yo creo que no me he enamorado nunca…como será…quiero saber…. ???

    pd:Yupi!!!!!!! al menos una de nosotras es feliz….FELICITACIONES SOLEDAD.

  11. KATHY

    queeeeee i dont believe!!!!!!!!!!!!!! soy fiel lectora del blog y por supuesto me encantan los interesantes aportes de soledad y tengo aceptarlo me quede estupefacta ante la noticia,comento poco pero es que la ocasión lo amerita…., yo siempre decía esa hembra es mi heroína como hace para no depender de un macho que la haga feliz, la admiraba por tener ese nivel de testosterona tan elevado, juraba y comía mocos que yo era una cursi en creer que algún día mi novio me propondría matrimonio y que era mejor ser una arrecha inestable y bailar al son que me toquen; pero me di cuenta de que soy una mujer normal y que soledad también lo es FELICITACIONES!!!! TE DESEO LO MEJOR DEL MUNDO Y QUE DIOS TE BENDIGA, me siento aterradoramente feliz por ti, Soledad porfa mantennos al día con los detalles de la boda EXITOS!!

  12. Soledad

    a todos gracias por acompañarme en este momento, ahora estoy redactando de manera lógica y en formato de narración la historia, porque de verdad que se las debo, es que de primerazo me salió una vaina similar a un chat y eso sólo lo entendía yo… ahora la cosa es cuadrar agenda para hacer la visita reglamentaria a mi casa y darles el golpe a mis padres… después me afano por otras cosas por ahora sigo feliz como una perdiz

  13. Adri

    Si de verdad que excelente. Soledad es una muestra del tipo de mujer que somos. Tenemos esos dos estados que habitan en nosotras, muy románticas , muy arrechas, muy expectantes… muy normales al fin de cuentas.

  14. David

    Exelente…….. mujeres…. sin palabras a tan exelsaas verdades que no temen a expresar,tan salo un un abrazon y un empujon……… que sigan pa´lante… chiao

  15. Maria

    y yo quiero saber como va a ser la fiesta de despedida de soltera de Soledad!!!! ;)!! en serio, salud por tu felicidad, abrazos

  16. ALY

    CONGRATULATIONS Soledad!!!!!!!!!! emocionadisima..
    Por otro lado, con relación al post, creo que uno va madurando y el cuerpo en esa medida madura también de tal manera que le ponemos sentido y dirección a la vida y eso incluye el sexo.

  17. Lulú de la Concha

    OMG FELICITACIONES SOLE!!!!! SALUD POR TU FELICIDAD.

  18. Ferenc

    felicitaciones Soledad!!!

  19. SUSANA Y ELVIRA

    Felicitaciones Soledad!!!! Qué emoción, Estamos muy felices por ti porque,más alla de que te cases, de que estés enamorada, etc., estás feliz y eso es lo que cuenta. Gracias por compartir tu alegría con nosotras. Te deseamos toda la suerte del mundo. Eso sí, por favor en los preparativos no te conviertas en novia psicótica, gózate cada momento.

    Pero bueno, yo creo que nos debes historia porque nosotras, que hemos seguido cada uno de tus comentarios e historias, creemos que aquí hay una bella historia de amor. Compártela con todos! Ya sabes, nuestro correo es susanayelvira1@gmail.com

    Un abrazo de felicitación.

  20. Carolina

    Soledad no lo puedo creer!!! No sé si recuerdo mal, pero hace un tiempo no te estabas quejando de lo sola que estabas???? y ahora de repente te casás??? con el viejo conocido que reencontraste en estos días?. Aaayyyy me alegro por vos y no puedo ni quiero negar que me da un poco de envidia. Felicitaciones!!!

  21. Soledad

    dos botellas de vino blanco, una cajetilla de cigarros mentolados, estábamos viendo el atardecer antes de que mi novio volara de regreso a su trabajo, el sonido de la playa a lo lejos y el bullicio del café del mar a nuestro alrededor, de repente de uno de sus bolsillos sale una cajita negra forrada en terciopelo, el corazón se me vino a la boca cuando lo escuché hablar, en mi cabeza todo suena extraño, las únicas palabras que suenan claras en mi memoria son: “TE CASARÍAS CONMIGO, SÓLO PARA PERMITIRTE HACERTE FELIZ EL RESTO DE NUESTRAS VIDAS, AMOR?”… no sé si el color se fue de mis mejillas, no sé cuál fue la mirada que puse, sólo recuerdo haberme tirado encima de él para decir que sí, una y otra vez… ME CASO SEÑORAS Y SEÑORES!!! y ustedes son de las primeras personas con las que comparto esta noticia… ESTOY MUY FELIZ CARAJO!

  22. Elenik

    Leyendo este post me pienso aterradoramente normal, aunque de entrada reciente y novata en el mundo de las normales. Hasta hace poco (real y pavorosamente poco) el sentido estaba en buscar lo que fuera con tal de tener “algo”. Ahora, no es ni siquiera por obligación, remordimiento, culpa o cualquier otro sentimiento raro que no me nace hacer nada con un man con quien no me nazca. Es que me cansé de andar dándole vueltas al asunto de la separación entre sexo y amor.

  23. Clara

    Orgullosamente normal, gracias por este post cargado de tanta sinceridad. :)

  24. Soledad

    GRACIAS, esto me demuestra que soy más normal de lo que a simple vista pudiera parecer, lo que implica que sigo siendo compleja e interesante, hace poco estaba enferma, había renunciado a mi trabajo porque ya no me agradaba lo que hacía, había regresado a casa con mis padres y estaba tranquila, reponiendo fuerzas, en medio de esa paz me encontré con un viejo conocido, de esos viejos amigos de la U, habíamos perdido contacto por aproximadamente 6 años, y nos tomó un par de conversaciones para entender que las cosas habían cambiado para los dos, ahora estoy enamorada en unos niveles en los que nunca antes había estado, he cometido casi todas las cursilerías que tanto criticaba, estamos haciendo planes para vivir el resto de nuestras vidas juntos, incluso hemos llegado a pensar en reproducirnos (eso para dentro de 5 años, una vez llevemos 4 de feliz matrimonio) y me doy cuenta de que así no lleve a cabo ninguno de esos planes soy inmensamente feliz, y sigo siendo la misma, con los mismos pensamientos, con las mismas dudas, conflictos internos, mantengo mis niveles de inteligencia, sólo que ahora estoy feliz pintando corazones en mi cabeza y dejando descansar a mi V de tanto ajetreo, saboreando lo que es el sexo con algo más que placer. Otra vez gracias… así somos las mujeres de verdad

  25. Adri

    Pues si Susy te llegó el momento para estar calmada y está regio que te encuentres asi, eso se llama madurar y pensar en lo que uno realmente quiere y necesita. Tu amiga Sinagoga pues que te diría no puedo juzgar a nadie, pero me late que quiere demostrarse a si misma que vale mucho la pena y que estos tipos a los que ella marranea están matadísimos con ella, yo pienso que tiene un problema de autoestima gigante y que no haya como hacerse el video que es importante. Por lo pronto no me parece que el verano sea un problema, como tu misma lo dices las mujeres somos capaces (los hombres van acumulando pobrecitos eso si pa que), el verano que tienes es la consecuencia de que no hay nadie especial pero bueno, mejor que no haya alguien especial a que se lo des a cualquier pelafo solo porque estás sola. Ánimo mis amores, no se pongan a dárselo a cualquiera que luego se arrepienten y se sienten más vacías, ya llegará alguien que valga la pena.

  26. Germán

    Recuerdo esos veranos. Pero para los hombres es diferente. En mi caso, solo he tenido un verano por iniciativa propia (como el que tienes ahora Susana). El resto de veranos fueron obligados.

    Y es que a diferencia de ustedes las mujeres, nosotros no siempre tiramos con quien queremos. Muchas veces nos toca con la que sobró del grupo, o con la que simplemente nos tiene ganas por que no hay con quien más. Patetico pero verdadero. El hombre que diga lo contrario es un mentiroso. Ningún hombre se acuesta todas las veces con la que quiere, ni cuando se le antoja. Ni siquiera Luis Miguel.

    Sorry, así somos los hombres normales.

  27. Lulú de la Concha

    I ? this post. Estoy como en el medio de la situación, en un verano largo que no me causa estrés alguno pero tengo en la mira al que ,me gustaría acabara con este verano. estoy trabajando en ello. Siiiiii, somos mujeres que nos comemos al que queremos y cuando queremos. No puedo echarme a un man porque si o porque pago la cuenta, yo me como lo que a “MI” se me antoja y cuando no se me antoja no pasa nada. También soy una mujer, orgullosamente, normal.

  28. Valeria

    Muy cierto, así somos las mujeres normales, las que hacemos lo que queremos con quien queremos y cuando queremos, no por satisfacer a alguien más sino por sentirnos bien con nosotras mismas!

Enviar un Comentario