Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Susana y Elvira | mujeres, sexo, amor, hombres y más | 18 de octubre de 2019

Scroll to top

Top

9 Comentarios

Oda a los buenos chicos

Invitado

Por Carolina

Partamos del principio de que todavía existen. Son hombres serios y guapos que hablan de lo que saben sin ser pretenciosos, que abren la puerta, que sonríen y hablan con sinceridad. Ese tipo de hombre que si uno presentara en la casa sería mejor recibido que el mismísimo Papa.

El “chico bueno” representa para las mujeres un gran riesgo, uno siente que no puede más que amarlo u odiarlo por ser tan bueno.

Hace algo más de un mes estoy saliendo con uno, me siento en una película de los 80. El romance es digno de una segunda parte de 16 candels: Yo soy la chica promedio y él es el mediocampista del equipo, un galán no muy guapo pero que cumple con cualquier estándar: no sólo es inteligente, cortés y respetuoso sino que folla como nadie.

Los hombres siempre están diciendo que los preferimos gañanes, mal hablados, con problemas para demostrar lo que sienten. Esa es sólo una excusa que se inventaron para no comprometerse, para librarse de la responsabilidad que es abrumar a una mujer por ser buenos muchachos. Yo nunca los he preferido gañanes (espero nunca preferirlos así), pero conocer a este hombre me ha demostrado que muchas no estamos preparadas para mandar al carajo nuestros miedos tontos de “no ser lo que él espera o se merece”.

Hablemos con sinceridad, el grueso de las mujeres estamos llenas de miedos y creemos que por tener kilos de más, o brackets, o qué se yo, cualquier defecto pendejo, no vamos a conseguir un hombre así, del que podamos enamorarnos sin miedo a escuchar de nuestros amigos esa frase devastadora que es “te lo dije”. ¡Dejémonos de carajadas ya! El pánico a los buenos chicos es falta de coraje para aceptar nuestros miedos, por eso preferimos a uno que nos va a defraudar antes de que nosotros a él. La pasividad es lo que nos tiene jodidas, un hombre bueno que nos llene de incertidumbre es lo que nos hace falta.

Yo lo admito, estoy cagadísima del susto: cada vez que este sujeto me habla de un libro que no he leído o de una película que no he visto siento pánico de no ser lo que espera, y por eso actúo, dejo la pendejada y me libero del pánico, del mejor pánico que he sentido en mi vida amorosa. No como el que sentía cuando mi ex, poetamalditobebedordevinocaliente, miraba a la socialista con camiseta del Ché en Café Cinema.

Pero, chicos buenos del mundo, chico bueno con quién he tenido la dicha de encontrarme: No cambien. Sigan siendo esos hombres únicos y maravillosos que nos hacen morir del miedo, preguntarnos si es verdad que “de eso tan bueno no dan tanto” y al tiempo desear ser más guapas, más inteligentes, mejores lectoras, mejores compañeras.

En agosto de 2011 publicaremos las historias de nuestros usuarios. Para enviar la tuya haz clic aquí

Comentarios

  1. Ferenc

    Ser bueno….complejo. Buen post, hay personas buenas que ganan sin quererlo y hay otros que aún queriéndolo, ni porque se lo regalen. Por mi parte, ser bueno no es tan bueno que digamos, pero disfruten si tienen a esa persona “buena” al lado…un abrazo!

  2. Violeta

    YO TAMBIÉN TENGO MI CHICO BUENO!! LA VERDAD NO ME LA CREO Y TENGO UN MIEDO PERO EL TIEMPO LO DIRÁ TODO. SOLO SE QUE ME TIENE LOCA!

  3. Isinisterra

    Debería aprender de esta vieja y dejar de meterme con gañanes que como ella misma lo dicen solo se vuelven una excusa para que lo defrauden a uno primero que uno a ellos.

  4. Clarissa

    Este post me recuerda a Blane, de la película Pretty in Pink … Andy se alejó de Blane por eso mismo, no creìa que “de eso tan bueno no dan tanto”, pero al final todo saliò bien. De acuerdo con Lulú, nos llevaríamos una sorpresa si dejaramos el estereotipo del Principe Azul a un lado y fueramos màs open mind con los chicos buenos …

  5. florez

    Excelente, el mejor de los cuatro, pero desde mi parte de hombre me da lástima ser bueno, hace un par de meses empecé a cortejar a una linda mujer, pero sucedió todo lo que comentan, todo lo que hacia la asustaba y le parecía súper raro. Y sin detallar más estoy acá dos meses después creyendo que soy un buen muchacho y continuando este camino solo, son esas ironías de la vida como lo leía en otro blog, existen mujeres que se dan el lujo de comer todo lo que quieran y no se engordan y otras a las que un hombre daría todo por ella y se dan el lujo de no aceptarlo. Así es esta vida irónica.

  6. Lulú de la Concha

    Buenísimo este post pinketto porque nos recuerda que debemos ser open mind para los tipos buenos (así como lo hemos sido para los malos) y que no hay príncipes azules sino hombres deliciosamente hechos a nuestra medida.

  7. Soledad Márquez

    jajaja de acuerdo con esta historia… hace años había conocido a un hombre “bueno” y huí de él como alma que lleva el diablo porque me estaba tragando demasiado y no creí ser merecedora de todo ese paquete, menos mal aterricé y agudicé la vista y la estima, ahora que mis planes se tornaron rosadísimos creo que a la larga sólo estamos pagando las consecuencias de ver tanta televisión jajajajaja… me encantó el post.

  8. Emma

    me encanto este post , siento como si lo ubiera escrito yo, yo tambien acabo de encontrar un chico bueno y estoy mas que feliz, pero tambien estoy muerta del susto, a veces parece perfecto el maldito, jeje. Eso si , me estoy quitando el miedo y la pendejada, si esta con uno es por algo; mujeres, dejemos de menospreciarnos, si lo tenemos es porque lo merecemos,

Enviar un Comentario