Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Susana y Elvira | mujeres, sexo, amor, hombres y más | 18 de octubre de 2019

Scroll to top

Top

2 Comentarios

Apple, el príncipe-sapo y el Pastor

Invitado

Por Lexs

Había una vez una princesa de la vida real que se llamaba APPLE. Ella, como cualquier otra princesa, creía que su vida era perfecta, maravillosa y rosada como alguna vez nos mostraban en los cuentos de hadas. Y como buena princesa, tenía un príncipe azul que no montaba en caballo, sino en un carro gris marca Kia modelo del año.

Su vida era maravillosa y envidiada, tenían muchos planes a futuro, los nombres de los hijos, los perros y hasta las inversiones para la vejez. Hasta que un día sin motivo aparente este príncipe se cansó de los brazos de Apple y terminó en los de una doncella cualquiera, hecho que dejo a la princesa con el corazón roto partido en dos. Más teniendo en cuenta que nuestra princesa en su inmensa bondad había perdonado al príncipe en anteriores fechorías, pasando por alto su tristeza y dolor y todo esto para que el príncipe al poco tiempo decidiera que esa vaina se acabara y la dejara con un final, final no va más, acompañado de un palmo de narices e hiciera choza aparte con la doncella sin explicación alguna. Cabe aclarar que esta doncella era una amiga muy cercana de la princesa. Como Barbie y la muñequita esa morenita con la que siempre la juntaban, algo asi.

Apple lloro e hizo mares con sus lágrimas, (drama queen quien dijo), hasta que un día tomo la decisión de que se iba a pasar su pena a las tierras lejanas del norte. Una vez allí, viendo los acontecimientos del pasado en perspectiva, pensó que necesitaba a alguien (hombre y  preferiblemente que no fuera príncipe) para acompañar en sus noches de fantasía. Y como una luz del cielo, sin saber cómo ni cuándo, apareció un sujeto que para efectos prácticos llamaremos EL PASTOR, quien representaba quizás lo que cualquier princesa de tierras tropicales pudiera querer, era alto, de ojos azules, rubio y hablaba una lengua de la unión europea que a nuestra Apple tenia seriamente encantada. Pues bien, en medio de la tuza creada por el príncipe que en este caso y como comúnmente pasa se convirtió en sapo, la princesa decidió que se iba a dejar endulzar el oído, por diversión y entretención, del pastor.

[El narrador de esta historia se permite aclarar que nuestra querida Apple había quedado traumada y decidida a no creer en el amor, y por eso hizo pacto solemne con Biblia en mano más una declaración juramentada y firmada  de decir la verdad y nada más que la verdad, que decía “No Me Enamoro Nunca Mas”. Notifíquese y cúmplase].

Y así fueron pasando los días, días que el pastor aprovechaba para cortejar a nuestra princesa con llamadas, mensajes de texto, comentarios en Facebook. Inclusive usó la estrategia de hacerse amigo de las amigas de Apple, cosa que en principio no se veía nada mal. Todo era maravilloso el sol brillaba en las tierras norteñas mientras El Pastor endulzaba y “enamoraba” a nuestra querida princesa. Los pájaros cantaban, los unicornios rosados volaban.

Pero un día cualquiera fantasmas de otros reinos comenzaron a despertar, y a acechar a nuestra Apple, entre esos un cortesano que, con palabras virtuales juraba que aun la pensaba y extrañaba. Pero esto no es todo. Mientras ella trataba de reparar su corazón herido alimentada por las atenciones del Pastor (ya les había dicho que era una Drama Queen, ¿verdad?) nuestro Príncipe Sapo hizo BUUU en la vida de la princesa. [¿Vieron? Los príncipes sapos siempre, siempre reculan].

Este hecho dejo a nuestra Apple sin piso, fuera de foco y buscando un bunker en el Triángulo de las Bermudas para alquilar, (para futuras referencias, no lo encontró).

Pero como esto no sería un cuento de hadas sin el punto en el que se convierte en una tragedia griega, de repente El Pastor se puso circustanflautico, (sinónimo acuñado para una persona  que se enloqueció), y de un momento para otro empezó a decirle que la amaba que era la mujer de su vida, que estaba enamorado y a mandar diez mails diarios, 15 sms y llamar hasta 5 veces al dia, hecho que a la princesa termino por hartar [¿a quien no?] y optó por desaparecer del plano virtual, real y hasta 3D, porque ¿quién quiere un intenso y control freak cuando lo único que está buscando es compañía y un poco de buen sexo?

Pues bien como si lo anterior fuera poco, El Pastor decidió que era hora de entregarse al amor e hizo la  siguiente pregunta aterradora y comprometedora  “¿TE QUIERES CASAR CONMIGO?”. Sí señores lectores, así como lo ven, le pidió matri, luego de haberla visto por menos de una semana y sin ni siquiera darle un beso. A lo que la princesa creyendo que era un juego contesto con un sonoro y contundente SI, pero con una condición y era que no se iba a hacer oficial hasta que no se volvieran a ver, situación que acontecería en el verano próximo. Para esta fecha faltaban alrededor de tres meses, tiempo suficiente para conocerse con ayuda de los medios virtuales.

Pero es que las historias de la vida real casi nunca terminan con un vivieron juntos para siempre.

Ustedes se preguntaran que paso con los personajes de esta historia. Pues bien, el Príncipe Azul que se hizo Sapo sigue buscando a nuestra princesa, a lo que ella ha contestado con el Modo China Comunista: ON, (para futuras referencias, diríjase al profesor Google que tiene hasta Ph.D y ponga qué paso con china cuando era comunista). ¿Y El Pastor? Pues nada, en Plan Fantasma porque esa intensidad no se la aguanta nadie, y menos una princesa moderna que solo quiere tener oídos de azúcar y quizás un fuckbuddy de vez en cuando.

THE END

Este cuento se narra con el puro y simple interés de informar a la audiencia lectora que los príncipes no siempre están en tierras lejanas y por lo visto esos de las tierras lejanas están más locos que los de estas tierras tropicales.

Pd. El narrador de esta historia no tiene ni idea de escribir, ni nada por el estilo el se dedica a los números y la ciencia, pero puso todo su empeño.

En agosto de 2011 publicaremos las historias de nuestros usuarios. Para enviar la tuya, haz clic aquí

Comentarios

  1. Lola

    A pesar de no saber escribir, está interesante la historia, aunque le hace falta un toque picante para que sea mejor.

Enviar un Comentario