Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Susana y Elvira | mujeres, sexo, amor, hombres y más | 16 de septiembre de 2019

Scroll to top

Top

45 Comentarios

Sentada en la banca del destino (desdichada pero conforme)

Susana

Y yo que creía que mi vida tenía cada vez más de comedia romántica que de tragicomedia. Pues no. Es, en efecto, una tragicomedia. La parte graciosa se la da Ramón con sus burlas y yo con mis incomprendidos chistes negros. Y la tragedia corre por cuenta de mi vida amorosa.

A veces las mujeres podemos ser nuestras peores enemigas. Yo soy mi peor enemiga. Lo digo también por algunas amigas-desastre que tengo y también inspirada por ‘The backup plan’, la película en la que una muy peluda Jennifer López y un bello desconocido se enamoran, pero ella se encarga de espantarlo con sus inseguridades y locuras. Yo soy ella, aunque con un poco menos de pelo y, gracias a dios, menos culo.

Mi muy sabia madre decía: “Susy, cuando todos cometen en mismo error contigo seguramente la que está mal eres tu”. Pues sí, soy yo la que está mal. Si mi vida romántica es una tragicomedia que no da risa ni inspira llanto es solo por mi culpa, poco tienen que ver los perros ninfómanos (nueva palabra que no es redundante ni incorrecta) que solo me ven como un catre. La que está mal soy yo por ser franca frente al sexo frente a esos canallas calenturientos.

No están mal los que se asustan conmigo. La que está mal soy yo por ser una contradicción: exitosa, independiente, ambiciosa, fuerte, una gran muralla china difícil de traspasar, pero que muy en el fondo se muere por tener alguien al lado que cambie la llanta que se pincha y sea una compañía en los viajes. La que está mal soy yo. Pero, aclaro, no voy a cambiar, seguro en el mundo hay alguien igual de equivocado al que le gusten estas cualidades cultivadas con esfuerzo.

Pero, sobre todo, no están mal los culicagados ególatras en los que me fijo. La que está mal soy yo por fijarme en ellos. Un día, en un  brote habitual de sabiduría, Pepe Alegría me dijo, “Susy, tu solo te fijas en estupiditos carilindos con el ego en las nubes. Cuando eso cambie verás que te irá mejor”. Pepe tiene toda la razón, como siempre. Y aunque hace algunos años juré que jamás me metería con ególatras con menos de 30, heme aquí de nuevo, dándome contra las paredes, lamentando mi suerte.

‘The backup plan’ no me pareció el desastre que es en realidad porque tiene mucho que ver conmigo. Además de ser una mujer desconfiada y torpe en el amor, Jennifer López se cansa de esperar al hombre que la merece y decide hacer sola eso para lo que usualmente se necesitan dos: un bebe. Se va y se insemina y deja de esperar al príncipe azul que la convierta en la mamá de sus hijos. Yo haré lo mismo. No esto hablando de inseminación artificial, pero ya está bueno de anhelar cambios de llantas, arrunches y sexos sobrevalorados.

Yo soy del putas, un ser de luz autosuficiente, independiente y con un bello corazón. En algún lugar del mundo hay un tiesto esperando esta arepa; una noche buena anhelando este marrano. En algún lugar del mundo hay un tren en el que viaja mi One y se aproxima a mi estación. Seguramente la estación a la que este ser afortunado llegará no está ni en Colombia ni en Francia. Seguro no es Pedro, ni Carlos, ni Pierre. Pero llegará, así como les llegará a Gárgola, a Poncharela y como le llegó a Jennifer. Pero basta de anhelarlo. Simplemente llegará. Cuándo, eso sí no lo se. Esa es la tragedia.

BTW…

Aquí estoy de nuevo, luego de que me encontrara el bloque de búsqueda que armó Elvira. No estaba ni en Mónaco ni en Las Vegas. Pero es una larga historia que les contaré luego, cuando supere esta amnesia. Por ahora los dejo la única pista que tengo: este post.

 

Más miniseries de Susana y Elvira AQUI

Comentarios

  1. Katerine

    Me paso igual, y ahora llevo esa promesa de no involucrarme con niños egocéntricos, menores de 30 que no saben donde están ni para donde van cuando uno lo tiene claro, obvio con variaciones pero objetivos claros. Fea esa estrellada pero al menos no soy la única, ni la primera ni la ultima.

  2. Camila

    Me siento muy identificada con ustedes, son mi distracción todos los días!

  3. Dulcinea del Toboso

    Me gusta mucho la idea con la que arrancas el último párrafo antes del By the way… me pregunto si es posible pensar así cuando a los 23 se tiene poco casi nulo kilometraje…

  4. Carolina

    Susana, pregunta en serio para efectos de insight: ¿A qué edad empezaste a recorrer tu camino del éxito y la independencia? ¿Cómo fue ese proceso?

  5. Ana

    jajjajajaajjjaaj eso asi tal cual me paso ami hace una semana, y es que dios somos muy patas y como en el post anterior meras RERE jeje
    Mi comentario tiene un delay de 2 años, oh dios, pero es que apenas las leo, ahhh felicitaciones por el premio :) la serie les quedo supe rtambien jjejejje

  6. Milena

    El problema es sobredimensionar las cosas, echarle tanta cabeza, sacar una teoría de todo lo que nos pasa…por eso los hombres son felices, porque sólo viven el momento y no estan construyendo su castillito con la barbie, estan pasandola bueno y ya!!! Aprendamos de ellos, son unos maestros del instante, son ejemplos vivientes que hay que aprovechar cada papayaso y si no sale bien echarle tierrita! Y que conste que no estoy amargada, yo encontré THE ONE AND ONLY hace 5 años y soy muy feliz con él, pero me acuerdo de tantos desastres y el unico consejo que puedo darles es: vivan, aprendan y sigan respirando, el mundo no se acaba por que un baboso no las ama como ustedes lo soñaron, el mundo se acaba cuando uno se queda pegado a una relación.

  7. Natalia

    Fe de erratas: en el último párrafo es “desde ese día me prometí…” Es que este teclado es mañoso :)

  8. Natalia

    Pues qué puedo decir, sinceramente pensaba que yo era la única mujer sobre el planeta que pensaba que “love wasn’t made for me” y que iba a terminar solitaria el resto de mis días viviendo de mi escritura, como Doris Lessing. También me siento la eterna “sentada en la banca del destino, desdichada” pero en los últimos años ahora también estoy conforme y en el fondo, relajada y tranquila de que nadie me joda la vida y que mi cabeza y esfuerzos se pueden dedicar enteros a seguirme cultivando como profesional.

    Pero así mismo, mi historia con los hombres es un re fiasco y ni siquiera es porque esté buscando el príncipe azul, es porque quiero un hombre con el que pueda compartir la vida como la quiero vivir y que disfrute esto y estar conmigo. No deseo un man re bueno ni el best polvo ever, sólo un hombre con el que disfrutar el día a día sea posible. Desafortunadamente pensé que este año lo había encontrado en un amigo mío que, después de haber sido amigos por tres años, me empezó a echar los perros como seis meses y cuando me enamoré de él (precisamente por lo bien que la pasábamos juntos y ser una de las pocas personas con las que compartíamos temas de conversación), estuvimos juntos, fue maravilloso y me insistió que nos volviéramos a ver (vivía lejos), pero cuando viajé a verlo y me moría por estar de nuevo con él, me dijo que estaba con otra vieja: una guisa, calentana, con pelo horrible y acento de calentana, y sin embargo, esa vieja lo tenía matado a pesar de que hablaba de las estupideces que a mí no me gusta hablar.

    Regresé de ese viaje absolutamente destrozada, pero desde ese dái me prometí no dejarme derrumbar y seguir con ahínco en mi carrera y en esas estoy…sentada en la banca del destino, desdichada, pero conforme y relajada.

  9. taheca

    Me siento super identificada con todas uds en todo lo que dicen, al menos no me siento la única loser o que la ha cagado en la vida respecto a los manes.
    Resulta que hace un año estaba con un tipo del que estaba “superenamorada” y que al parecer él también. Bueno, resultó que aparte de perro sarnoso (pillado y todo), le tenía miedo a los compromisos serios y a las mujeres inteligentes y exitosas como yo, porque, según él, lo dominaban y le quitaban poder a este pobre tonto.
    Luego de tener las agallas suficientes para decidir no sufrir más y echar al susodicho ese, este año apareció en mi vida un muchacho de esos que sin dejar de tener defectos, y probablemente considerado por otras “un prototipo de tonto”, me trataba como siempre lo había esperado de un man a mi lado y a quien decidí darle una oportunidad.
    Aunque duramos muy poco por otro tipo de circunstancias ajenas a nosotros dos, me di cuenta que sí se puede ser feliz y estable sentimentalmente, si le bajamos un poco a los estándares masculinos que estamos buscando, y por los cuales la cagamos tanto. Por demás, nunca en la vida había estado tan feliz con un hombre antes y lamento que las cosas se hayan tenido que terminar.
    Mi hermana es otra que les puede contar buenas historias.

Enviar un Comentario