Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Susana y Elvira | mujeres, sexo, amor, hombres y más | 20 de julio de 2019

Scroll to top

Top

20 Comentarios

¿Un amigo es una luz brillando en la oscuridad?

Susana

Desde hace algunos meses vengo escribiendo en Twitter que quiero cambiar a mis amigos. Es verdad, por feo que suene.

Ya en este momento entiendo la frase desgarradora e incomprensible que le oía decir a la gente grande: “los amigos son transitorios, llegan en cierto momento y no necesariamente van a estar con uno toda la vida”. Como lo que nos enseñaron en el colegio: el ser humano nace, crece, se reproduce y muere. También se casa, cambia de país, cambia de gustos, cambia de planes. Y en este devenir no siempre hay espacio para los mismos con las mismas.

De mi colegio solo conservo a dos buenas amigas con las que me hablo de vez en cuando. Las dos están casadas. Una no ha se ha perdido del todo y hablamos cada cierto tiempo. La otra está completamente alejada por cuenta de su trabajo, su esposo y sus mil compromisos familiares. Durante el último año (incluyendo los ocho meses de su embarazo) nos vimos una sola vez y hasta ayer pude hablar con ella y saber que su primer hijo puede nacer en cualquier momento.

De la universidad igual. Mantengo el contacto con tres. Con todas me vi este fin de semana y fue inevitable sentir que ya no tenemos nada en común. Todas están comprometidas o viviendo con sus novios y no hacen otra cosa que hablar de lo difícil de la convivencia, de lo estresantes que pueden ser los preparativos de las bodas, de cómo mantener satisfecho a un hombre y otra cantidad de cosas relativas a la vida de pareja sobre las que no tengo la menor idea. Y de las que por ahora no quiero saber (no estoy casada y qué). Por ello guardo un silencio sepulcral mientras ellas pontifican, y cada tanto trato de cambiar el tema por uno en el que todas podamos participar. Pero mi esfuerzo es infructuoso. Ellas vuelven al tema de moda.

Fue precisamente ese encuentro el que me motivó a escribir este post lleno de tedio y un poco de odio.

Nos encontramos porque Chechi Pradera, una de ellas, vino a Bogotá al matrimonio de una amiga. Entonces el viernes nos vimos las cuatro en mi apartamento. La condición era que vinieran sin sus novios y esposos para poder botar harto estrógeno.

Voy a transcribir una parte de nuestra conversación para que entiendan a qué me refiero. Las participantes son Chechi Pradera, Mechas Red, Andreita Tiesto, y yo.

Chechi llegó del aeropuerto directamente a mi apartamento.

– Hooooola Susy. Ay cómo está haciendo de frío en Bogotá. Y el tráfico, espantoso. Ay si te contara, mi novio Pote está bravísimo conmigo porque nos dejó el avión por mi culpa, dijo Chechi.

– Tu no cambias Chechi. Yo también estaría furiosa. Pero se que eso viene con el paquete. Tu paquete.

– Y además hice la maleta de afán y embutí el vestido del matrimonio de cualquier forma. Dime dónde lo cuelgo.

– Pues en mi closet. Ahí hay muchos ganchos

Hasta ahí ningún “¿cómo estás?”. Mientras Chechi colgaba el vestido llegó Mechas Red, quien aunque no es porrista habla como una.

– Hoooooooola Susyyyyyyyyyy. Ay qué trafico tan espantoso. ¿Ya llegó Chechi?

– Sí, está en mi cuarto

Corren a encontrarse, echan un par de gritos y, de inmediato, entran en materia

– ¿Y Pote?, le pregunta Mechas a Chechi

– Pues se fue para donde sus primos. Hoy decidimos que cada uno estará en su plan.

– Ay sí, eso toca así. Es importantísimo tener esos espacios, lo mismo decidimos hoy con Tarci

Tarci es el diminutivo de Tarcisio, el novio de Mechas. Y Pote es el apodo costeño  del “prometido” de Chechi, quien hasta hace un par de años fue verdaderamente gordo

Entré yo en escena. -¿Quieren algo de tomar?, tengo un vino deli que podemos abrir.

– Pues sí, rico, responde Chechi

– Ay si, deliiiiiii. Ven te ayudo a abrirlo. Mira que ayer nos tomamos con Tarci uno delicioso que trajo de Argentina, agregó Mechas.

– Ajá, solo atiné a decir

– Entonces Mechas, ¿cuándo es tu matri con Tarci?, le gritó Chechi desde la distancia

– No se, él no se quiere casar

– ¿Nada que logras convencerlo?

– No, él dice que quiere hacer un poco de cosas antes de casarse

– Pero deberías decirle y ponerle un plazo

– Ay no se

– Pues sí, para que sepas qué esperar, le dije yo. Ya llevan cinco años y tal vez tenga muy claro que no se va a casar contigo ni con nadie. Y como tu te mueres de las ganas, serías la mujer más infeliz del mundo si te sale con nada. Y peor que pase más tiempo ¿no?

En ese momento llegó Andreita. Ella fue una gran amiga en la universidad. Trabajábamos muy bien grupo, su familia es muy querida, tenía un perro hermoso y éramos igualitas en ese tiempo: un poco radicales hacia las personas y la vida. Yo cambié, y ella lo único que ha hecho es fortalecer su postura recia y oscura.

– Hola Andre, ¿cómo vas?, dije al abrirle la puerta.

– Ay no Susy, mamada. Casi no encuentro tu edificio, estoy cansada, me acabo de agarrar con Neo… y esta carrera que escogí es una mierda. Mi trabajo me tiene desesperada

De inmediato una avalancha de energía negativa se apoderó de mi. ¿Qué es todo este pesimismo? Uno tiene derecho de odiar al mundo a ratos, y de desahogarse. ¿Pero tanto y de sopetón?.

El resto de la noche Andreita Tiesto no hizo sino quejarse por su trabajo, por su novio Neo –los dos viven juntos en un concubinato que formalizarán el próximo año en la Capilla de Elvis en Las Vegas-, por lo runcho que está su papá, por la ausencia de su recién fallecido perro, por “esta cultura colombiana tan horrible y llena de ñeradas”, por las fiestas de noche, por los vestidos blancos que usan las novias el día de su matrimonio, porque el cielo es azul, porque Papá Noel usa traje rojo, por la sobrepoblación china y por el delineador espeso de la presidenta argentina. Por todo.

¡No seamos infelices! Yo ya estaba sobre cargada de hormonas por esta conversación, como para que esta emo noventera llegara a invadir mi espíritu con su bruma.

Se acabó la velada y yo quería matarlas a todas. Además estaban tan enfrascadas en sus vidas que ninguna se acordó que mi cumpleaños es en un par de días y que no estaré con ellas para celebrarlo. Por estar hablando de pastillas anticonceptivas y brindando por futuras bodas, amor, y colibrís no se les pudo ocurrir un “brindemos por el cumpleaños de Susana en Nueva York, te vamos a extrañar ese día amigaaaaaaaaaaaa”.

Total, mis amigas me maman. Podría agregar a las otras que siempre están ahí mientras no tienen novio, pero una vez consiguen macho se olvidan de todo y se meten de cabeza en el mundo del man.

Such is life. Tal vez de la única que me aleje poco a poco sea de Andreíta Tiesto. Las otras seguirán siendo mis amigas, porque más allá del tedio actual son buenas personas, hemos compartido cosas chéveres y las quiero. Lo que pasa es que poco a poco nuestros mundos van separándose. Ya veremos cuál será la historia que cuente en diez años sobre todo esto.

Eso sí, les dedico este post a Gárgola Bastidas y a Steph Smith, con quienes celebré el sábado. Ellas sí quisieron adelantarse a la fiesta ante mi ausencia el día de mi onomástico. Ah bueno, y a Concepción Urrutia y Urrutia, quien me abrirá las puertas de su casa en la capital del mundo. Gracias amigaaaaaaaaaaaaaaaas.

Comentarios

  1. Pilly0314

    Totalmente de acuerdo con Susana.. ya la mayoria de mis amigas solo hablan de las “maravillas” del matrimonio, pero no dejo de sentir lastima por ellas al verlas con esa carita de resignadas cuando yo salgo de rumba o de paseo y conozco y conozco gente nueva,o la cara desconfianza que las posee cuando cuentan que como son mujeres super maduras le dan a su esposo espacios para que salgan con las guarichas, upss perdon con sus amigos.. en fin menos mal todavia me quedan un par solteras y una casada que el matrimonio no la amarro a la pata de la cama.. esa esta en otro pais con el esposo, pero cada vez que viene nos perdemos a remembrar los 90…

  2. LaCosTÑa

    Observando los comentarios me doy cuenta q no soy la unika vieja que piensa q llegar a los 28 sin novio, sin hijos, sin haberse casado, no es lo peor q le puede pasar a uno, y de remate, sintiendo la presion de los familiares, amigos, vecinos y del todo mundoo, diciendo aja y tu q pa cuando?? pilas q el tren de palito te esta pitanto, uno se mete en el cuento que el que esta equivocado es uno, me devuelve el autoestima entrar a esta pagina de mis amigas susana y elvira.

  3. LaCosT

    Me encanto este post, me siento totalmente identificada, la verdad mis amigas solo se la pasan hablando de su vida cansada, de sus novios, y YO??? q?, mi combo era chevere hasta que todas se casaron o como dijo susana, consiguen macho…. jajja me encanto la emo noventera, de verdad alejate de ella.

  4. taheca

    Afortunadamente, me pasa lo que a Germán, cuando me reuno con mis amigos, que las conversas giran en torno a los buenos recuerdos de cuando todos eramos cercanos. Afortunadamente por el momento ninguno/a tiene hijos ni se ha casado, aunque a ratos sí se puedan poner mamones con lo de sus parejas.

  5. taheca

    del colegio no tengo amigos que sean parceros cercanos, sólo dos o tres muy queridos con los cuales nos vemos cada vez que estamos de buenas para encontrarnos. De la U tengo unos muy buenos, pero no se si al cabo de unos años me vaya a pasar lo de Susana, ahora que cada uno está en un sitio distinto. De los de pequeñita, todos se refundieron. Y acepto hojas de vida para nuevos amigos, como no, siempre me ha gustado conocer gente diferente.

  6. Puskas

    Pues la verdad es maluquita por ratos: yo cada vez que puedo me reuno con mi compañer@s de la u y con mis compañeros de colegio…pero el “cada vez que puedo” depende en gran medida de lo que ellos puedan: los trabajos se vuelven absorventes, las relaciones igual, los hijos no dan espacios ni para un cigarrillo mal fumado (y eso q ya ni fumo)….yo llevo casado poco menos de 2 años, sin hijos, pero aun disfruto de esa libertad de reunión, opinión y expresión de la cual muchos en mis condiciones adolecen (amigos)…y siempre trato de ampliar círculo social (de amigos hasta ahora no)…alguna vez quise cambiar de amigos, pero me encontré que muchas personas hablan de lo poco o nada que viven y no hay muchos temas alternos para compartir (siempre la casa, la esposa, los hijos, la deuda, el crédito), asi que me quedé con los que tengo (sigo buscando nuevos, claro), y están casi prohibidos los temas de matrimonios/amancebamientos/hijos, salvo que sean estrictamente necesarios traerlos a colación…y respecto del post de Soledad, es triste que uno no pueda ser amigo de las amigas, buenas, malas, bonitas o feas…el problema de la inseguridad de una mujer (esposa, novia, amante o lo que sea) es de ella, no mio, asi que sé q aunque mi esposa haya medio levantado la ceja por haber saludado a fulanita o sutanita, puede hacer pataleta el viernes por la noche, pero siguen siendo mis amigas, y eso lo defiendo a capa y espada.

  7. Paola Castañeda

    😉

  8. Soledad Márquez

    Claro que sí! finalmente cuando decidí inventarme lo hice con toda y en esta nueva era tecnológica si no tienes un mail no existes (dah!) así que mi correo es sol_clavoycanela@yahoo.es para lo que se te ofrezca… abrazos Paola. Muak!

  9. Paola Castañeda

    Soledad… excelente q seas tu quien se apunte… comparto todos tus post… realmente me encantaria una amistad con alguien con cosas similares a las mias en la cabeza!!! alguna forma de establecer contacto???

  10. Soledad Márquez

    yo me apuntoooo!!!!!!!!!!!!! para amigos del alma y súper leales me apuntooooo!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

  11. Paola Castañeda

    Compagino demasiado con el post de Susana y comparto increíblemente el coment de Soledad…
    Mi problema con mis “amigas” muy pocas la verdad es q cada una es demasiado diferente, una lesbi, una hippie, una tipo pre-pago, una droga. Aunque muy parecidas a la hora de conseguir pareja… todas se pierden de lo feo… aunque yo siempre estoy ahí para ellas aunque tenga novio.
    Mi problema con mis amigos es q todos tarde q temprano me quieren hacer la vuelta… hasta hace 8 días pensé q no era así q aun podían haber amigos pero últimamente no lo creo… todos se descararon… q pesadez por q a todos los amaba como parceros…

    Espero conocer verdaderos amigos… alguien se apunta???

  12. Claudia

    No soy madre aún pero respeto mucho a mis amigas y sus historias, podrán ser aburridas y repetitivas pero son parte importante de sus vidas así que las escucho y trato de dar mi punto de vista aunque no haya pasado por eso. Acá sólo veo algunas personas egoistas demasiado centradas en si mismas sin capacidad de empatia. Y después se preguntan porque no tienen amigos de verdad. De acuerdo con German, el que pasa por la maternidad o paternidad entiende la porofundidad del verdadero amor.

  13. Carolina

    Qué te puedo decir Susana??..acertaste de nuevo en el tema..creo que en algún momento de la vida TODOS queremos desaparecer a muchos de nuestros amigos..no exageraría si te digo q últimamente me siento como tu describes, como si fuera una cucaracha en baile de gallina. Muchos de mis amigos ya se han casado, tienen hijos, los que no lo han hecho tienen relaciones estables y yo, como no tengo nada de eso, simplemente me siento desubicadísima cuando me toca reunirme con ellos..los temas de conversación sólo giran entorno al trabajo, la pareja, los chamos, que si estoy cansada q si mi hijo es el más aplicado del preescolar, q si la vida es un asco y me quiero matar, q si el pato y la guacharaca, y por eso muchas veces prefiero no ir a esas reuniones, porque para estar incómoda en la calle mejor estoy tranquila en mi casa. Ojalá las mujeres tuviéramos esa cualidad masculina d olvidarnos d un rato d los problemas y simplemente pasarla divino, sin tener q transmitirle a nuestros amigos (ni ellos a nosotros) toda la carga pesada del día a día y sencillamente disfrutar el sólo hecho de ser amigos. Saludos a Susana y Elvira, y también a Soledad y Germán:Leer sus comentarios es casi tan chévere como el propio blog. Besitossss

  14. París

    Susana me identifico 100% contigo, soy una mujer soltera y sin hijos (así lo decidí) y evito mucho las amigas con marido e hijos. Son totalmente repetitivas en sus temas de conversación, pero lo peor es cuando hablan de como fueron sus embarazos y partos, ya me se varios de memoria, además sus hijos son superputas para todo. Por eso prefiero amistades más jóvenes, ven la vida con menos prejuicios y complicaciones.

  15. Soledad Marquez

    Jummmmmm algunas de mis amigas están en la misma onda del matri… soy una chica de pueblo, de mis compañeros de la infancia todos tomamos rumbos distintos, hace poco por el carelibro publicaron una foto de 1994 (tengo veintitantos) y oh! Sorpresa! De todos sólo mi mejor amiga y yo no nos hemos casado, arrejuntado, amancebado, no tenemos hijos (legítimos o de “dañado y punible ayuntamiento”), no tenemos compromisos ni nada por el estilo… increíble pero de un grupo de 45 sólo continuamos en el mercado DOS.
    De mis amigas de la Universidad afortunadamente muchas nos mantenemos solteras, pero la vaina es cuando se consiguen un pegote, ahí se convierten en entes sin personalidad y nada, las perdemos. Las primas que solían ser mis amigas de juegos y confidentes se casaron y se reprodujeron ampliamente, por lo que ya no tenemos absolutamente nada de qué hablar, sus conversaciones se limitan a temas tan domésticos que me siento una completa DAVIVIENDA.
    Lo que sí me decepciona, lo que me emputa hasta niveles insospechados, es la conducta de mis amigos, porque yo entiendo que las viejas se le peguen a los tipos, pero no por eso dejan de hablarme, si bien ya no son tan constantes y a veces sus conversaciones se tornan insoportables, siguen siendo mis amigas; sin embargo mis DIZQUE AMIGOS, aquellos muchachos con los que parrandeábamos hasta el amanecer, a los que les hacía el dos para sus levantes, que les paladeaba el guayabo, les ayudaba a superar sus tuzas a punta de llanto y trago, con quienes salía y era incondicional aunque tuviera novio, mozo, o tinieblo, siempre sacaba tiempo para ellos, incluso a veces aplazaba una faena de sudores y gemidos por acompañarlos en sus tristezas y todo para qué????? Pa’ que cuando se consiguieran novia se tragaran la lengua antes de saludarme, ahora cuando andan con la novia por ahí apenas si despegan los labios y cabecean en señal de “sí solías ser mi amiga pero mi novia es una tonta insegura que si me ve contigo me corta los servicios”, qué mierda, hasta ahí llega la amistad con esos hombres, no joda! Si yo tengo los cojones para decirle a mis novios o chicos o lo que sea, que antes de ellos yo tenía una vida social activa que implica muchos amigos y compadres y que lo seguirán siendo a pesar de nuestra relación, no entiendo por qué no hay reciprocidad en el trato. Las viejas esas no me deben nada, pero ellos???
    Afortunadamente no son todos… no sé qué sería de mi vida sin ellos, sin todos esos amigos que siguen siendo personas de fiar y con quienes someto a debate mis crisis, mis decisiones, mi felicidad y mis tristezas, AMO A MIS AMIGOS DE VERDAD!!!

  16. Adri

    jajajaj si en eso si nos ganan los hombres pa que!!!…. uno de vieja se pone a preguntar pendejadas que ni siquiera interesan… que si el esposo, que si el hijo… si es para reunirse con las viejas amigas, para precisamente “olvidar” un rato y pensar en otros temas y no ir a reunirse todas las bobas juntas a contarse del esposo… si es que eso no tiene la menor gracia, más interesante me parece a mi hablar de lo que no pudo ser o de lo que nos pasó hace años…definitivamente Susana, no les preguntes más por sus vidas que a la larga no dan ni para un cortometraje aburridor, simplemente lo hacías por cortesía yo se, pero ellas no la tuvieron contigo, que tu si en cambio tienes cosas más interesantes que contar (jajaja por algo escribes un blog). Y por cierto, descubrí este blog hace poco por lo de la frase “vaca muerta” y no pude dormir por dos dias hasta no leerlo TODO… definitivamente las chikas nos tenemos que unir, desparpajarnos, dejar de ser asolapadas, mojigatas y pendejas eso si lo tenemos que dejar de ser urgente, y dejar esa manía idiota que sin un hombre no somos nada

  17. Clara

    Germán ni tan diferente por lo menos a mi y no creo ser la unica me sucede lo mismo…. es que acordarse de las aventuras del cole o de la U con esos amigos es lo maximo siempre termina uno llorando de la risa, haciendo y hablando mas de la cuenta… ps el estado civil el estado civil he dicho?? es lo de menos.

    Susana muy buen post definitivamente coincidimos en muchas cosas. Ahhh claro happy b-day in NY!! que lo disfrutes! 😉

  18. Germán Tamayo

    Interesante observar las diferencias e igualdades entre ustedes las mujeres y nosostros los hombres.

    Igual: Lo de los amigos de antaño. Cuando uno se deja de hablar con alguien deja de hacer parte de la vida de ese alguien y cuando se reune despues de varios años nos damos cuenta que ya no tenemos nada o muy poco en común.

    Diferente: Cuado nos reunismos con los amigos de antes siempre hablamos de todo lo que vivimos en el colegio o en la U. Nunca me ha tocado una reunión ochentera con sujetos que hablen de sus parejas, ni siquiera las mencionamos. No pasamos de averiguar el estado civil, luego entramos a los terrenos del fútbol, la política, de las viejas buenas y terminamos recordando nuestras aventuras de aquellas épocas. No me imagino preguntandole a un amigo del cole ¿y cómo va tu matri? jajajaja.

  19. Maria I.

    SUPER!!!!

    Igual me siento cuando hablo con algunas de mis amigas de antaño…. y supongo que muchos pensarán lo mismo de mí desde que me casé y más aún desde que nació mi hijo… todo cambia… ya solo se habla de eso!!!! Me sentí aludida…. definitivamente YA NO SOY LA MISMAAAAAAAAAA!!!!!!!!!!!

Enviar un Comentario