Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Susana y Elvira | mujeres, sexo, amor, hombres y más | 14 de noviembre de 2019

Scroll to top

Top

7 Comentarios

“Ay, es que se me subió el estradiol”

Susana

“Ay papi, Willington, no se me delique, hice el amor con su amigo el Fabio porque se me subió el estradiol y sumercé no estaba a la mano”, le dijo Jessica a su esposo después de que éste la atrapara ‘en el acto’. Y Willington, que acababa de leer los resultados del más reciente estudio de la Universidad de Texas, no tuvo una alternativa diferente a darle un abrazo, olvidar lo ocurrido y llevar a Jessica al endocrinólogo.

De la que se salvó Jessica. Y todo porque un par de investigadores desocupados con exceso de presupuesto decidieron analizar los niveles de estradiol de las mujeres infieles. Y, para variar, las hormonas salieron perdiendo. “Descubrieron” que las mujeres que tenían una cantidad alta de estradiol tendían a ser infieles. Seguramente dentro del grupo de investigadores había una mujer que acababa de ponerle los cachos al esposo y necesitaba con urgencia que le perdonaran su bajada de calzones.

Nunca he estado de acuerdo con echarle la culpa de la infidelidad a las hormonas, de hombres o de mujeres. Es como cuando alguien llega tarde a una reunión y dice como excusa infalible, “Susana, es que había uuuuuún trancooooón!”. “Pues debiste haber salido antes, ¿cuándo no hay trancón en Bogotá?”, respondo siempre, con vehemencia y ceja levantada.

Es lo mismo. Por más estradiol elevando que uno tenga, siempre se podrá decir “no, gracias”. Hay muchos hombres y mujeres dispuestos a darlo por un calado y nos les importa echarse a alguien con novia, novio, esposa, esposo, prometido, prometida, etc. Pero de quién es la culpa, del que lo da por un calado; o del que, a pesar de su compromiso, da el calado. Creo que del segundo.

Y creo que sí, hay veces en las que uno está un poco más “vulnerable” que de costumbre. Puede ser por el estradiol. Pero incluso en esos casos es muy fácil decir: “no, gracias guaricha/guaricho, prefiero hacer bien con otro todo eso que haría mal con usted”. Y punto. Eso sí, salga a echarse un baño de agua fría o a bajar el exceso hormonal de alguna forma, con un muñeco inflable, con un ‘Rodolfo’, o con la oficial o el oficial.

El problema es cuando en ‘the one and only’ no se encuentra lo debido. Ahí hay un problema que no se resuelve echándose a otro. Pero no soy psicoanalista para dar cátedra sobre este tema.

Sí, estoy más trascendental de lo que debería. Pero es que si vieran todo el calado que me tocó dar para llegar a esta sabia conclusión. En este momento ando bien libre, así que puedo repartir calados, pero cuando tenga a un gran galán que me enloquezca, mis niveles altos de estradiol se calmarán con placeres menos nocivos que la infidelidad.

Así que señora investigadora de la Universidad de Texas que se inventó un estudio carísimo para que su chico la perdonara, y demás Jessicas, Myriams, Marías, Juanchos y Ramones: tienen dos alternativas, o decir “ay, es que se me subió el estradiol” (si es hombre no importa, dígalo porque pocos saben qué es), con el rabo entre las piernas y esperar a que le crean; o tener los cojones de subirse los calzones a tiempo, antes de “tener que llorar sobre la leche derramada”, como decía mi sabia abuelita.

Comentarios

  1. Liz

    Este es uno de los mejores post que tienen, me encanta. La verdad lo he leído como 3 veces y ha sido muy oportuno para mi.

  2. JoseA

    Fernando Savater tiene un buen libro llamado Los Diez Mandamientos en el siglo XXI y en ellos habla de temas como la infidelidad y el deseo que se esconde detrás de esta conducta, tambien nos pone a pensar de la tendencia del ser Humano a la infidelidad y pareciera que el Humano como especie no es muy dado a compartir toda la vida con una misma pareja… pero como lo dice Susana, esto sería como dejar toda la responsabilidad a las hormonas o a los genes, la fidelidad es un tema de la inteligencia y por ende de Humanos, es una decision y a pesar de que la naturaleza nos seduzca a buscar otras parejas… porque te amo te respeto y me entrego exclusiva y enteramente a ti… no es facil ser fiel con tantas tentaciones, pero solo quien ha vivido, se ha enamorado, le han puesto el cuerno, entiende lo que es la entrega verdadera… eso es fidelidad.

  3. MateoHye

    tu haces divertido algo tan seriocomo la fidelidad. enhora buena.

  4. lola

    susana lo expone de una manera agradable y en el fondo todo lo que dice es cierto.

  5. diana

    estoy totalmente de acuerdo contigo!! no podemos ser tan iresponsables y justificar que los cachos son un problemas de hormonas… y si es asi simplemente no se comprometan aunque para mi la infidelkidad va mas alla de eso, es una vaina de de inseguridad, imcomformidad etc pero gracias ya existe por a quienes se les olvida el divorcio, separacion….

  6. Milena

    Totalmente de acuerdo Susana, es muy rico leer este blog siempre, ademas es uno de los pocos que se salvan de los insultos que inundan muchos otros.

Enviar un Comentario